El acto estuvo organizado por integrantes del Consejo Asesor Indígena (CAI) local, en un sector de la avenida Costanera de la capital rionegrina, y culminó con todos los participantes de la ceremonia ubicados al borde del río, arrojando puñados de yerba mate a las aguas, con una rogativa en la ancestral lengua mapuche.

Hugo Aranea, referente del CAI, explicó a Télam que “este nuevo Wiñoy Tripantru, o año nuevo que empieza, para nosotros significa reafirmar nuestra pertenencia a la tierra, al territorio y reafirmar el compromiso con la madre tierra, de defenderla y preservarla”.

“Otro de los significados ancestrales que trae esta celebración es el traspaso de conocimientos, compartiendo distintas expresiones culturales, además se conversa mucho, sobre todo los grandes sabios con los más jóvenes”, destacó el referente indigenista.

“Se traen todos esos cuentos y leyendas que se han venido transmitiendo de generación en generación, y dentro de eso todo este legado histórico que enseña el respeto y armonía con la naturaleza que tanto nos da”.

“Este nuevo ciclo de la vida no es solamente para los mapuches o tehuelches, es para todos los que vivimos en este territorio. Son fenómenos cósmicos que estemos conscientes o no, se producen”.