“Denunciamos un desmonte ilegal de más de 1000 hectáreas cerca de Castelli”, asegura la denuncia pública de la organización ecologista Somos Monte. “Se encuentra a solo seis kilómetros desde el Malá, paraje muy apreciado por locales y turistas para pasar el día en contacto con la naturaleza”, indicaron.

Según la organización, el desmonte empezó en 2013 y fue denunciado por Greenpeace en 2018, por encontrarse en zona amarilla. Es decir, en bosques que no pueden ser desmontados por ley.

En 3 años la Dirección de Bosques nunca intervino”, denunciaron y aseguraron que las autoridades provinciales no solo no frenaron las topadoras, sino que “omitieron a la Justicia el permiso irregular ya tramitado en 2011”.

La organización chaqueña reveló que el campo desmontado pertenece a Nicolás Adolfo Martignone, del grupo de agrobusiness Martignone, pariente y socio de Agustín Martignone, CEO de MSU (Manuel Santos Uribelarrea) -uno de los más grandes grupos sojeros de Argentina, con tierras en varios países de Sur América-.

“Esta empresa ya se vio involucrada en el juicio por las recategorizaciones irregulares otorgadas por la Provincia a partir de 2013. Nuevamente queda en evidencia que la sustentabilidad para estas personas es tan sólo un eslogan para la propaganda y la complicidad de las autoridades de Bosques en emitir permisos irregulares y ocultar información”, finalizó el comunicado.