China es uno de los países más contaminados del mundo. Las autoridades están tomando medidas para abandonar progresivamente los combustibles fósiles y reemplazarlos con energías renovables con el objetivo de aumentar estas en un 20% en los próximos años (eólica, solar y biomasa).

Ahora la planta solar flotante más grande del mundo ya está oficialmente en funcionamiento. Ubicada en la ciudad de Huainan en la provincia de Anhui, China, tiene una capacidad de generar 40 megawatts por día.

Las granjas solares flotantes tienen muchas ventajas, ya que no utilizan terrenos valiosos en áreas densamente pobladas.

Estas instalaciones ayudan a conservar el suministro de agua dulce reduciendo su evaporación. A cambio, el agua mantiene más baja la temperatura ambiente alrededor de los paneles solares, lo que ayuda a aumentar su eficiencia a la vez que limita su degradación por el calor a largo plazo.

Lo más interesante de la planta solar flotante en Huainan es que el lago en el que se encuentra fue creado con agua de lluvia luego de que la tierra circundante se derrumbara después de operaciones intensivas de extracción de carbón durante décadas.

El año pasado, otra planta solar flotante de 20 megavatios entró en funcionamiento en la provincia de Anhui. El pasado mes de enero, China activó el parque solar de la presa de Longyangxia. Cubriendo 10 millas cuadradas, que genera la friolera de 850 megavatios de energía — suficiente para 200.000 hogares.