La científica, en una entrevista que publica el sitio web de la agencia universitaria de comunicación de la Ciencia, el Arte y la Tecnología (UNCiencia), destacó que desde el 2013 viene estudiando las distintas familias de virus, y que en Córdoba “ya circulan desde hace tiempo dos cepas del coronavirus, pero más benignas que la mundialmente conocida como Covid-19″.

Las cepas del coronavirus que se estudian son las denominadas OC43 y la 229E, que son distintas a las que surgieron en China. “La OC43 es del mismo género que el Covid-19, aunque no tiene el mismo comportamiento. Por más que pertenezcan al mismo género, la de Córdoba es más leve, más tranquila. La segunda también es leve y menos prevalente incluso que la primera”, explicó Cámara.

Asimismo explicó que el virus que genera el coronavirus está envuelto de genoma ARN y eso lo hace inestable, a diferencia de los virus ADN que son mucho más estables: “Los ARN cambian, mutan y a partir de una cepa se genera otra distinta con otros comportamientos. Por eso esta cepa del Covid-19 es nueva, es agresiva, pero hay que tener en cuenta que los principales afectados son adultos mayores, personas con alguna enfermedad de base y también el personal médico”.

Gripes o influenza, parainfluenza, adenovirus, metapneumovirus, virus respiratorio sincitial -que afecta a los niños-, y el propio coronavirus son algunos de los causantes de diversas infecciones respiratorias que investiga la académica en el instituto universitario.

También sostuvo que estos tipos de virus surgen en países asiáticos porque la gente concurre a “mercados húmedos”, como se los conoce, donde compran casi todos los animales vivos y las comidas las preparan con animales vivos, porque sostienen que los animales más frescos tienen más nutrientes.

“Lamentablemente muchos de los virus han tenido origen en ciertos animales exóticos que consumen. Eso es un determinante cultural distinto al nuestro. Acá no llevamos adelante estas prácticas“, dijo, y agregó que en la ciudad de Wuhan (donde nació el virus) es un lugar central en China, donde confluyen muchas líneas aéreas y trenes. “Como aditamento, esto ocurrió cerca del 25 de enero, cuando comienza el año nuevo chino y eso favoreció la explosión del virus por la gran confluencia de gente”, expresó.

La investigadora instó a no descuidar el virus de la gripe influenza que llega todos los años. En el hemisferio norte, que está en invierno, “están transitando la influenza y se ha cobrado muchas vidas”. Eso es de esperar que pase también acá. Todos los años la influenza, sea H1N1 o H3N2, o cuando fue la aviar en 2003 y 2004, o la porcina en 2009, siempre cobró vidas“, advirtió y señaló que “todavía no ha pasado porque no hemos llegado al invierno, pero en los últimos años se vienen registrando casos fatales”.