Existen en el mercado de los plaguicidas productos elaborados de forma industrial, que permiten controlar las plagas y las enfermedades de la huerta y de otros cultivos. La gran mayoría de ellos son extremadamente tóxicos para las personas y animales, sobre todo cuando se utilizan con frecuencia sobre esos cultivos y no se efectúan controles en su aplicación.

El efecto contaminante es muy alto y perturban hasta límites traumáticos insospechados los ecosistemas circundantes. Casi toda la superficie terrestre y las aguas dulces y saladas se encuentran contaminadas con diferentes grados de concentración de estas sustancias.

Aun en los rincones más remotos de la Tierra y en las profundidades abismales de los mares se han encontrado vestigios de algún plaguicida.

 

Por ello, es necesario evitar estos procesos contaminantes poco amigables con el medio y el ambiente, utilizando, siempre que sea posible, productos no contaminantes de origen natural que controlen las plagas y enfermedades de nuestros cultivos.

Con ese propósito se utilizan sustancias que se extraen de vegetales y de minerales producidos por la misma naturaleza, denominadas purín. Son sustancias obtenidas de la fermentación, maceración, cocción o difusión de especies vegetales y de estiércoles en agua y que, aplicados a las plantas, previenen y controlan un amplio espectro de plagas y enfermedades dañinas de los cultivos y mejoran la fertilidad del suelo.

En la actualidad, en los centros de investigación sobre fitopatología del mundo ensayan nuevos purines para controlar las más diversas plagas y enfermedades de la agricultura y su efecto nutricional.

Durante la primavera y el verano es cuando atacan la mayoría de las plagas y enfermedades de las plantas de la huerta y es necesario controlarlas además de enriquecerlo con nutrientes.

 

Cómo prepararlos

1. Purín para control de hongos:
Materiales:
250 gr. de ortiga
250 gr. de manzanilla (flores y hojas)
150 gr. de hojas de eucalipto
60 litros de agua
Preparación: La manzanilla y la ortiga se maceran, dejándolas en remojo un día en 10 litros de agua. En otros 10 litros de agua se hierve el eucalipto, se mezclan los ingredientes, se filtran, se adiciona otros 40 litros de agua y se aplica.

2. Purín de tabaco: Actúa eficazmente en el control de insectos
Materiales:
20 cigarrillos o su equivalente en tabaco.
400 gr de berbascum verde
1/4 de barra de jabón de lavar
10 cucharadas de alcohol
20 litros de agua
Preparación: Los tabacos y el berbascum se machacan o muelen, se cocina por media hora y se deja reposar. Al día siguiente se cuela y se le aplican los demás ingredientes.
Aplicación: Se aplica directamente sobre el follaje, preferiblemente en horas de la tarde (con poco sol), se debe aplicar cada ocho días para un eficiente control.

3. Purín de ají: Actúa eficazmente en el control de plagas de hortalizas como pulgones, piojos, áfidos, además de
hongos como mildiu y roya del poroto.
Materiales: 3 cucharadas de ají picante
25 dientes de ajo
8 cucharadas de aceite de cocina
1/4 de barra de jabón de lavar
6 cucharadas de alcohol
20 litros de agua
Preparación:
El ají y los ajos se machacan o muelen, se dejan fermentar en 2 litros de agua por 3 días. Luego se cuelan, se le aplican los demás ingredientes y se mezclan en la fumigadora.
Aplicación: Se aplica directamente sobre el follaje, preferiblemente en horas de la tarde (con poco sol). Se debe aplicar cada ocho días para un eficiente control.

4. Purín de salvia: Actúa eficazmente en el control de plagas del jardín y de hortalizas como la arañita roja, gusano del repollo, cogollero del tomate, y mosca blanca, entre otros.
Materiales: 200 gr de hojas de salvia amarga
200 gr de hojas de berbascum
1/4 de barra de jabón de lavar
10 cucharadas de alcohol industrial
20 litros de agua
Preparación: El jabón se parte en varios pedazos y se deja remojando en agua, las plantas se muelen. Se cocinan
por 1/2 hora y se colocan en reposo hasta al día siguiente, se mezclan con el agua jabón y se completa la fumigadora llenando con agua, el alcohol se agrega al momento de fumigar, su función es la de que el producto
se adhiera a la superficie de las plantas.
Aplicación: Se aplica directamente sobre el follaje, preferiblemente en horas de la tarde (con poco sol), su frecuencia de aplicación debe ser semanal para obtener buenos resultados.

5. Purín de cebolla: Es recomendado para controlar plagas de huerta como el gusano del repollo y el cogollero
del tomate.
Materiales:
200 gr de hojas de salvia amarga
200 gr de cebolla larga
1/4 de barra de jabón de lavar
20 litros de agua.
Preparación: La cebolla y la salvia se muelen y se dejan en reposo en agua 3 días por separado, al cuarto día se cuelan y se mezclan en la fumigadora con el jabón y se aplica.
Aplicación: Se aplica directamente sobre el follaje, preferiblemente en horas de la tarde (con poco sol), las dos
primeras aplicaciones se realizan con diferencia de cinco días, después sólo si persiste el problema.

6. Purín para control de pulgones y áfidos:
Materiales:
2 chiles picantes
1/2 cebolla cabezona roja grande
6 dientes de ajo
20 gr de jabón coco
10 litros de agua.
Preparación: Se muelen los chiles, se macera la cebolla con los dientes de ajo, se mezclan en el agua y se le adiciona el jabón coco, se cuela y se aplica inmediatamente.

7. Purín para control de orugas y otros masticadores de hoja.
Materiales:
250 gramos de polvo de ajo.
250 gramos de polvo de ají.
20 gr de jabón coco.
50 litros de agua.
Preparación: Se mezclan todos los ingredientes en el agua, se cuelan y se aplican inmediatamente.

8. Purín para control de gusanos cogolleros.
Materiales:
3 dientes de ajo.
3 cebollas cabezonas rojas.
1 cucharadita de pimienta negra.
20 gr de jabón coco en 10 litros de agua.
Preparación: Se mezclan todos los ingredientes en el agua, se cuelan, se dejan en reposo por un día y se aplican.