En 1974, Volkswagen decidió lanzar un modelo compacto deportivo desarrollado sobre la plataforma del Golf que con el correr de los años se volvió un vehículo de culto en Europa, ya que fue el modelo que abandonaba las motorizaciones refrigeradas por aire. Hoy, este destacada coupé llega a la Argentina para encontrar su lugar entre los hatchback deportivos, un segmento en el que aparecen varios productos eficaces y de buena calidad, aunque con diseños no tan impactantes como el de este VW. Está disponible en tres versiones, todas nafteras, una con motor 2.0 TSI de 211 CV y caja manual, y dos 1.4 TSI de 160 CV, una con caja DSG y otra manual de sexta.
  De diseño atractivo, sus dimensiones son compactas (4,3 metros de largo) y el diseño de este Scirocco, que fuera lanzado en 2008, tiene una fuerte personalidad. Sus ópticas dobles delanteras, una gran grilla frontal y las llantas de 18 pulgadas ratifican su deportividad.
Las puertas son grandes, las ventanillas no tienen marcos (las traseras son fijas) y el acceso al asiento trasero no es sencillo y tampoco el espacio abunda. La posición de manejo es muy confortable y se destaca el tablero, con relojes grandes, buena iluminación y un display para el ordenador que se lee fácilmente. En la consola central incluye de serie una pantalla táctil para comandar el audio y ver otras funciones. Cuenta con CD changer y ficha para iPod/iPhone.
Entre el equipamiento destacado incluye sensor de lluvia, espejos y levantavidrios eléctricos, arranque por botón (detección de llave) y –entre otros accesorios– regulación de altura de luces. En seguridad, ofrece seis airbags, frenos con ABS y control de tracción y estabilidad ASR/ESC.

Pequeño y poderoso. El motor es un naftero de cuatro cilindros en línea, 1.390 cm3, con tapa de dieciséis válvulas, alimentado por inyección directa con turbo, compresor e intercooler. Este propulsor que utilizan varios modelos de Audi obtuvo el galardón de motor del a ño en Europa. Desarrolla 160 CV a 5.800 y tiene una excelente respuesta, aunque con un notable empuje a partir del momento en el cual la aguja del tacómetro se acerca a la marca de las 2.000 rpm. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 215km/h en quinta.
Las suspensiones independientes a las cuatro ruedas manifiestan su deportividad. En curvas de todo tipo dobla con firmeza, con gran solvencia y sin tener que apelar compulsivamente al control de estabilidad, que se puede desconectar parcial o completamente si es lo que desean aquellos conductores más experimentados que quizá tengan acceso a algún circuito especial.
La dirección suma precisión además de ofrecer un reducido radio de giro, ideal para las maniobras en playas de estacionamiento. Se destacan también los frenos, con cuatro discos y   un antibloqueo que sólo se activa cuando es necesario. La transmisión a las ruedas delanteras es controlada por una serie de dispositivos electrónicos que se ocupan de corregir los excesos provocados por la falta de adherencia. La caja manual de seis velocidades está bien relacionada para darle agilidad en los primeros cambios y optimizar la respuesta en alta.
El valor de entrada es de 192.500 pesos, un precio cercano al del Citroën DS4, Volvo C30, Peugeot 308 GTI, Alfa Romeo Giulietta, BMW 118 i y también el VW Golf GTI. Este nuevo Scirocco se ofrece con una garantía de dos años.