Se trata de una iniciativa conjunta entre el Ministerio de Cultura de la Nación y el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires.

La idea fue “por parte del equipo de conducción del teatro en poner a disposición la capacidad de los trabajadores. Elevamos la inquietud al ministro de Cultura, Tristán Bauer, quien nos puso en contacto con Fernanda Raverta, ministra de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia de Buenos Aires”, aseguró a Télam Rubén D´Audia, Director del Teatro Nacional Cervantes.

No se trata de barbijos quirúrgicos sino de “protectores de uso cotidiano, lavables y reutilizables”, que cumplen la función de protección de la zona “nariz y boca” para transitar por la calle o desplazarse de un lado a otro, según consignó el comunicado difundido por la cartera a cargo de Tristán Bauer.

En la sala del Departamento de Vestuario son nueve trabajadores y trabajadoras del área de sastrería que se encuentran confeccionando unos mil tapabocas diarios que serán repartidos por la provincia de Buenos Aires.