Fotos: Marcelo Arias

 

Apicultores de Doblas en Chacharramendi.

Video 1

Cómo se hace la foto del auspiciante?

Video 2

 

Economías Familiares y la vía cooperativista.

 

Casi la totalidad de los apicultores del país son pequeños y medianos productores. Se trata de una actividad desarrollada por familias. Hoy, existe un movimiento latinoamericano, que crece sin hacer ruido, que apunta al desarrollo de las economías familiares. El objetivo se centra en lograr la soberanía alimentaria de las familias. Es decir, hambre cero en Latinoamérica.

El Federal viajó a Doblas, Capital Nacional de la Apicultura. La Pampa es una provincia árida, casi totalmente poblada de montes de caldenes, chañares y espinillos. Allí la agricultura no se da por cuestiones climáticas y de suelos, entre otras.

 

En La Pampa la soja no se da. Allí en vez de campos verdes y uniformes, se ven montes vírgenes, llenos de vida. Es un lugar donde la biodiversidad resulta evidente. La Pampa funciona como un gran parque natural donde el desierto asombra por su movimiento. Y las abejas allí siguen trabajando sin descanso, produciendo miel pura, totalmente libre de agrotóxicos.

La Cooperativa de Doblas, un pueblo del interior pampeano de dos mil habitantes, implementó en el 88, un programa para fomentar la apicultura, generando trabajo e ingresos para la economía local. En poco tiempo, el programa resultó exitoso y hoy, unos 70 productores de la zona trabajan extrayendo y comercializando sus mieles en una planta que se hizo bien de abajo.

 

En el caso de Doblas, las personas involucradas, entendieron el mensaje de las abejas: trabajando en equipo, todos juntos, el alimento está garantizado.