Por Damián Damore/Fotos Jazmín Arellano

La lana de cabra colorada contiene una microfibra que cotiza alto en el mercado de la vestimenta.  “Es como un cashimire”, compara Juan Serraino, en su chacra de Victorica, en el oeste pampeano. Produce junto con su hermano Nazareno, cacique ranquel e historiador del pueblo ubicado a 150 kilómetros de la capital provincial, Santa Rosa, un lugar famoso por la ganadería bovina. 

Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) investigaron la raza para fomentar producciones alternativas dentro de la provincia. Trabajaron junto con un grupo de pequeños y medianos productores, que todavía no suman de treinta. En esa iniciativa participaron también el Ministerio de la Producción de La Pampa y la subsecretaría de Agricultura Familiar y crearon la Asociación de la Cabra Colorada.

Serraino, que tiene diez ejemplares puros, dialogó en su rodeo con El Federal sobre el futuro de la especie. En La Pampa ya existen convenios incluso para la elaboración de la leche de cabra y sus derivados.

 

-¿Qué características tiene la lana?

-Es similar a la de la oveja.

-Qué se hace para conservar el pelo?

-Hay un procedimiento con el que se esquila la microfibra. Otra cosa que hacemos es dejarle la lana entera y en el mes de noviembre la esquilamos. Esa lana ya se puede hilar.

-¿Cuánta lana da cada ejemplar?

-Es nuestra zona, no más de  300 gramos. En esta zona hay muchas espinas y se le hacen motas. En otras zona, el doble. 

-¿Cómo se mide la calidad?

-Cuando la tocas parece impermeable

-¿Cuánto tiempo hace que trabaja con la cabra colorada?

-Hace cuatro años.

-¿Qué tiempo tiene la raza?

-No hay datos. Suponemos que en algún momento la cruzaron con una angora con un alpino británico, que son de montaña. También se sospecha de una cruza con ovejas. 

 

Más info:https://www.facebook.com/juanjose.serraino.58?fref=ts