“Mi pequeño paraíso tiene una corriente que proporciona suficiente flujo de agua y la presión para dirigir una pequeña turbina, para proveer de electricidad a mi hogar”, así presenta su proyecto en su blog Manfred Mornhinweg, un hombre que encontró la vida en la ciudad demasiado estresante, por lo que decidió construirse una casa en una tranquila parcela de 40 hectáreas en Chile donde construyó una micro planta hidráulica.

Un pequeño río que pasaba por la propiedad posibilitó este emprendimiento que actualmente cubre todas las necesidades eléctricas de  Manfred de manera sostenible, y no es menor destacar la ayuda de sus vecinos, quienes hicieron el duro trabajo de la excavación del canal.

En su web, este hombre detalla paso a paso el proceso de construcción y la experiencia, incluyendo las dificultades con que se iba encontrando y la satisfacción de poder celebrar el final de la obra con una tarta de manzana cocinada en su horno eléctrico que ya funciona gracias la ‘energía micro hidroeléctrica’, la cual se disfrutó junto con un té elaborado gracias a un hervidor alimentado también por micro centrales hidroeléctricas, en una casa calefaccionada e iluminada de la misma manera.