Cuando todo parecía indicar que la situación que existe en el Zoo de Mendoza no podría empeorarse, y luego de que el gobierno separara de sus cargos a los veterinarios por entender que no reunían las condiciones para cuidar a los animales, en el día de ayer las autoridades dieron a conocer que el único especimen de guacamayo junto a un puma, fallecieron. 

Internas sindicales, asoaciaciones protectoras de animales, las autoridades actuales, el propio gobierno y vecinos son los protagonistas de una de las más graves situaciones de maltrano animal que se tengan noticias en nuestro país. Sólo en el último mes murieron 70 animales. Desde el 21 de Mayo se halla cerrado hasta que se decida qué se hará con este establecimiento que se ha convertido en un destino fatal para las distintas especies que viven encerradas allí. El hecho más grave se dio cuando un hipopotamo fue hallado con heridas de bala. 

La muerte del Guacamayo fue un golpe duro porque era uno de los animales más conocidos en el Zoo, ya que se encontraba en la puerta del mismo, junto con el Oso polar Arturo (cuyo estado de salud es reservado), el ave recorría el zoológico y a la noche regrasaba a su jaula, ayer, en ese trayecto fue sorprendida por un zorro, perteneciente a zoo y murió. En tanto que el puma, falleció por una congestión pulmonar.

A fines de esta semana el Secretario de Ambiente, Humberto Mingorance con las autoridades del Zoo decidirían qué hacer con el mismo. La postura oficial es convertirlo en un eco parque, pero esta idea es resistida por las tabajadores del zoológico, pues entienden que será el fin para sus fuentes de trabajo, las asociaciones protectoras de animales defienden la postura oficial, pero sólo si en el eco parque son llevados especies nativas en rehabilitación o rescatadas del mascotismo. El final está abierto.