Durante su visita, Martínez consideró: “Este es el trabajo más importante que está haciendo el Astillero; hemos conversado tanto con el personal de Tandanor, sus técnicos, como con la Armada para fijarnos pautas de trabajo a fin de concretar este proyecto”. 

Asimismo, el titular de la cartera se refirió también a la importancia de la capacidad científica del buque, que con esta modernización triplicó el área de laboratorios para investigación. 

El titular de Defensa prefirió no precisar una fecha de finalización de la puesta en servicio del buque pero aseguró la continuidad de los trabajos para la recuperación y modernización del rompehielos. 

La reconstrucción y modernización del “Almirante Irízar” comenzó en el año 2010 en las instalaciones del Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR, integrado por los astilleros Tandanor y Almirante Storni), tras el incendio que sufrió en abril de 2007, provocando la destrucción de más del 80 por ciento de la embarcación.

El martes 10 de abril de 2007 alrededor de las 19:00 se declaró un incendio en la sala de generadores, al momento la nave se hallaba a 250 kilómetros de Puerto Madryn con 241 tripulantes a bordo.

El siniestro destruyó primero el sistema de energía (del que dependía el dispositivo de extinción principal), también ardió el hangar donde se encontraban dos helicópetros Sea King. Por lo que al descontrolarse el fuego, obligó al Comandante del buque, el Capitan de Fragata Guillermo Tarapow a ordenar la evacuación total del buque durante las primeras horas del 11 Abrill. La operación se completó con éxito cuando a las 6:45 fueron rescatados los últimos náufragos de las 32 balsas salvavidas usadas, reportándose sólo cuatro heridos leves y ninguna víctima fatal.

Ante este incidente el rompehielos de 120 metros de eslora por 25 metros de manga debió rehacerse por completo. Los trabajos de modernización incluyeron la ampliación de su capacidad científica y la incorporación de 600 equipos nuevos, más de 1500 muebles de fabricación nacional y motores de última generación.

Pero la recuperación del Rompehielos está marcado por el escándalo, ya que desde el año del siniestro hasta comienzos del 2015 se habrían gastado el equivalente a cuatro rompehielos. El monto surge de la suma de los 581 millones de pesos ya gastados en la puesta en valor del Irizar, en el astillero Tandanor, y los 333 millones (US$ 75 millones, calculados sobre la base del dólar oficial, al cierre de cada año) pagados en los últimos seis años por el alquiler de buques internacionales que sustituyeron al inutilizado Irízar en las campañas antárticas.

¿Será el 2016 el año en el que el legendario Rompehielos Irizar vuelta a botarse y navegar por las gélidas aguas antárticas? Nuestras bases lo necesitan.