La primera reunión operativa forma parte de la iniciativa de trabajo conjunto para conformar una red con todos los organismos estatales que tienen responsabilidad de actuación ante eventos de caza furtiva en el Delta del Paraná, informó la cartera de ambiente nacional.

La propuesta incluye la puesta en funcionamiento del Plan Integral Estratégico para la Conservación y el Aprovechamiento Sostenible del Delta del Río Paraná (PIECAS) y la estrategia Faros de Conservación.

“Este encuentro busca centralizar los esfuerzos que se vienen realizando en los distintos niveles de control de los organismos de aplicación del Estado, y de esta forma potenciar las acciones para obtener mejores resultados en la lucha contra la caza furtiva de esta especie”, aseguró Alejandro Mackielo, jefe de la Brigada de Control Ambiental (BCA) y director de Inspecciones, bajo la órbita de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio.

Estuvieron presentes representantes del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), de la Reserva de Biosfera Delta del Paraná (de la municipalidad de San Fernando), del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, de la Dirección Nacional de Biodiversidad de la cartera ambiental nacional y del Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina.

Este mismo grupo de trabajo, coordinado por la BCA, llevó adelante la denuncia por caza furtiva de esta especie, que realizó el titular de esta cartera ministerial, Juan Cabandié, constituyéndose como querellante.

El ciervo de los pantanos es el ciervo autóctono más grande de Sudamérica. Se encuentra en peligro de extinción, tanto a nivel nacional como internacional. En Argentina, sus dos poblaciones principales se encuentran en el Delta del Paraná, en las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos, y los Esteros del Iberá, en la provincia de Corrientes.

La especie fue declarada Monumento Natural Provincial en Buenos Aires, Corrientes y Chaco. Actualmente, es una especie amenazada a nivel global principalmente por la pérdida de su hábitat, el avance de la frontera agrícola, los incendios forestales, el avance de barrios privados sobre los humedales y la caza furtiva.

Para su conservación, además se trabaja en el ámbito del Comité Científico-Técnico Ciervo de los Pantanos, que está integrado por la cartera de Ambiente nacional junto a especialistas de diversas instituciones públicas y privadas comprometidos con el bienestar de la especie.