El Senado nacional sancionó la Ley por la cual se crea el Parque Nacional Traslasierra en el predio de la histórica Estancia Pinas, que al oeste de la provincia de Córdoba alberga 105.000 hectáreas del Chaco Seco, una de las ecorregiones más amenazadas a nivel mundial.

La tradicional estancia del oeste cordobés se encuentra en la zona rural próxima a las localidades de Taninga y Villa de Soto, sobre el límite interprovincial con La Rioja, y alberga valores ecosistémicos sobresalientes, de interés para la conservación de la biodiversidad y para la preservación de la conectividad del corredor del Chaco Seco.

El ambiente, caracterizado por bosques, arbustales, pastizales naturales y ambientes salinos, es un refugio natural para las 161 especies de aves, 24 de mamíferos y 30 de reptiles que se han registrado.

De esta manera se suma al Parque Nacional Quebrada del Condorito como la segunda área protegida nacional en la provincia mediterránea; y también forma parte del Corredor de Conservación y Turismo del Norte de Córdoba, que completa este importante conjunto de sitios con valores especiales para su conservación.

Muchas de las especies relevadas se encuentran en alguna categoría de riesgo a nivel nacional, como la tortuga de tierra, la martineta, el águila coronada, el carpintero negro, el oso melero, el tucu-tucu cordobés (endemismo), el pecarí de collar y el pecarí chaqueño.