Fotos: Marcelo Arias

Siempre es un placer volver a Corrientes. En pleno otoño la temperatura supera los 30 grados. El sol se pone sobre el río y a la tardecita la gente sale a la vereda a matear y a tomar un poco de fresco. En la generosa costanera de Bella Vista varios pescadores prueban suerte, unos bañistas disfrutan de la playa y el río trae música de una fiesta. La ciudad parece bailar el swing del Paraná. Bienvenidos a la Capital Nacional de la naranja.

La naranja amenazada.
El Ing. Agr. Víctor Beltrán (41), Jefe de Grupo Citrus del Inta Bella Vista comenta que en Bella Vista la naranja ha perdido terreno frente al limón. El limón Eureka 22 (creción del Inta Bella Vista) se adaptó a la zona a la perfección, dando 4 cosechas al año, 2 fuertes.
“En los últimos tiempos el gran problema es el HLB, una enfermedad que mata a los cítricos”, comenta el experto. El Programa Nacional de Prevención del HLB se propone evitar que esta enfermedad ponga en riesgo la producción citrícola del país. Esto implicó un cambio de paradigma: antes la mayoría de los viveristas, producían sus plantines a campo y hoy deben hacerlo en invernaderos.
“Se estima que hoy en Bella Vista existen unas 5 mil hectáreas de citrus (entre naranja, limón y mandarina). En el pasado llegó a haber 20 mil”, dice Beltrán.

Por la recuperación.
El INTA Bella Vista compra material base del Banco yemero de Concordia, Entre Ríos. Luego multiplica en la Estación y le vende yemas y semillas certificadas a los viveristas y productores de la zona. “Trabajar con material certificado te asegura un 20 por ciento más de producción. Lo que se certifica es identidad varietal y sanidad”.
Además comenta que el Inta capacita a los productores en la construcción de invernáculos (hay medidas especiales por las altas temperaturas de la zona) y también en la producción de plantas en macetas. Un invernáculo cuesta entre 20 y 30 mil pesos.
Para apoyar el cambio y prevenir el HLB, Beltrán comenta que hubo programas de Nación, provincia y el municipio. “Se entregaron insumos como plásticos, mallas, postes, sustratos y macetas a cambio de la futura devolución en plantas”.
El sistema de invernáculo acelera los tiempos. Una planta se termina a los 12/14 meses frente a 24 del sistema a campo. Los naranjos empiezan a producir recién a los 4 años y entre los 8 y los 10 llegan al pico productivo. En esta estación tienen 2 mil metros cuadrados de invernáculos (caben unas 1500 plantas cada mil metros cuadrados). En el campo la carga es de 280/300 plantas por hectárea. Y la tendencia es aumentar la carga.

Congreso de Citricultura.
Del 15 al 17 de mayo de 2013, Puerto Iguazú será la sede del VII Congreso Argentino de Citricultura bajo el lema “Citricultura asociativa y sustentable”. El INTA y demás Instituciones del Consejo Provincial de Citricultura de Misiones (COPROCIT) invitan a investigadores, técnicos, productores y personas ligadas a esta actividad a participar del mayor encuentro técnico-científico citrícola del país. Más info: www.citricultura2013.com.ar