Arami y Mbarete (Cielo y Fuerza en guaraní) son los primeros yaguaretés nacidos en los Esteros del Iberá, en el marco de un proyecto de reintroducción de esa especia en peligro de extinción.

Se trata de la pareja de felinos hijos de Tania, que conviven en el Parque Nacional y nacieron el 6 de junio de 2018. Ambos, “junto a su madre Tania, desarrollaron habilidades que poco a poco le permitieron desenvolverse en su entorno natural”, expresa la fundación Rewilding Argentina en un video que compartió en para festejar los dos años de los felinos.

También explican que ya “se independizaron de su madre y desde entonces viven en amplios corrales donde cazan y obtienen su propio alimento”.

La fundación indica que “en el camino a la libertad, tres yaguaretés silvestres provenientes de otros lugares, se unieron al proyecto, y junto a Arami y Mbarete, forman el núcleo fundacional de esta especie clave del Iberá.”

El yaguareté es una especie declarada en peligro de extinción y Monumento Natural Nacional (2001), y recientemente incluida en la Convención de Bonn que promete garantizar la restauración de su hábitat a nivel mundial. Quedan poco más de 200 ejemplares de yaguareté en todo el territorio nacional, población que corre peligro de disminuir debido a la pérdida y fragmentación de su hábitat (selva y bosque), producto de la deforestación, el avance de la frontera agropecuaria, la caza ilegal o la caza indiscriminada de animales más pequeños (sus presas), entre otros motivos.