El tapir o Mboreví (Tapirus terrestris) es el mayor mamífero terrestre de Sudamérica y se encuentra en peligro de extinción en Argentina. Su población se vio reducida a menos de la mitad en los últimos 100 años a causa de la destrucción de su hábitat y la caza.

Un ejemplar de esta especie, concebido en los Esteros del Iberá, Corrientes, nació en la reserva de Iberá. Se trata del segundo nacimiento en la zona de este mamífero herbívoro desde el inicio del Proyecto Iberá de reintroducción de la especie, desarrollado conjuntamente por The Conservation Land Trust y el Gobierno de Corrientes en los esteros del Iberá, uno de los humedales más grandes del mundo.

Los progenitores de la cría de tapir llegaron a la reserva Rincón del Socorro a principios de 2017: la hembra India llegó procedente de la Estación de Fauna Autóctona de Salta, y el macho Nene Malo arribó desde la Reserva Experimental de Flora y Fauna Horco Molle, en Tucumán.

“Aunque ya se sabía que (la hembra) India estaba preñada, el hallazgo del pequeño, ayer, con uno o dos días de vida al lado de su madre, ha dado una nueva alegría al equipo que trabaja con esta especie y da alas al proyecto que pretende establecer una población en Iberá”, divulgaron.

La colaboración en estos centros de restauración “está haciendo posible que el Iberá recupere parte de la fauna que perdió y sea pionera en la reintroducción, a nivel mundial, de esta especie de tapir”, concluyen.

En total, son siete los tapires que viven libres en la Reserva Rincón de Socorro, adaptándose al entorno y volviéndose gradualmente independientes de los cuidadores.

La primera cría nació en junio pasado, convirtiéndose en el primer tapir nacido en la provincia después de casi 60 años de ausencia, en tanto nuevos ejemplares serán reintroducidos gradualmente, para reforzar esta primera población establecida.