No es como el de Gualeguaychú, que está opacado por el afán comercial que convirtió una fiesta popular en una especie de Río de Janeiro del subdesarrollo, con entradas carísimas. La diferencia del carnaval correntino con ese, está acá: en el sentimiento de cada hombre y mujer, en la locura de los que pegan de a una las lentejuelas y de quienes esperan todo el año por esta fiesta tan arraigada en el correntino, que la tomó de Brasil pra volverla propia.

Las dos comparsas que se han peleado históricamente, con una rivalidad que a veces supera la del fútbol nuestro, conviertieron al carnaval de la ciudad de Corrientes en una de las manifestaciones culturales más importantes de la provincia, por su autenticidad y por el sentimiento con el que lo vive la gente, que nada tiene que ver con ningún sponsor.

“Mi traje me costó 60 mil pesos que los pago de mi bolsillo. La idea es mía, pero la comparsa tiene su diseñador, su costurera, sus realizadores”, cuenta una de las chicas de la comparsa, alegre porque el sábado arrancó la edición 50 de los carnavales de la ciudad de Corrientes, que se extenderá hasta 16 de febrero de 2015 en la ciudad de Corrientes. Serán 13 noches de color y música, de alegría y sudor.

Las veladas del carnaval se dividen de la siguiente forma: diez de esas noches serán de puro desfile en el corsódromo Nolo Alías y tres noches de espectáculos y shows en el anfiteatro Cocomarola, más un encuentro especial para la elección de la Reina del Carnaval

Cronograma:

Desfile en el corsódromo Nolo Alías: 23,24,30 y 31 de enero y 6,7,13,14,15 y 16 de febrero.

Desfile de comparsas en el Anfiteatro Cocomarola: 28 de enero, 4 y 11 de febrero.