Pobladores de la zona del dique El Carrizal (Luján de Cuyo) tienen cortado desde el domingo 10 de diciembre el agua para riego por la presencia de un liquido extraño. Los vecinos se comunicaron con el Departamento General de Irrigación para hacer los reclamos y este halló que YPF había tenido un derrame de una solución aguada de petróleo. Hay muy poca información oficial. La solución hidrocarburada se habría vertido en proximidad del Río Tunuyán.

Como suele suceder cuando se producen derrames de sustancias tóxicas, las empresas contaminantes hacen todo lo posible por ocultar o al menos minimizar el hecho. YPF no escapa a este regla y sólo cuando la presencia de este liquido oscuro era notable reconoció que tuvo “un incidente menor con un caño” que traslada petróleo diluido en agua. Según difunde el diario Los Andes, la empresa confirmó que “está todo bajo control”

YPF emitió un comunicado donde expresa que la empresa busca controlar el derrame para evitar cualquier tipo de contaminación, reconoce que los trabajos de remediación no están terminados. El hecho no es menor porque el derrame habría llegado al canal de riego, contaminando el agua que luego es usada para regar los cultivos de la zona. La Dirección General de Irrigación comunicó que están evaluando la situación antes de permitir que se abre de nuevo el canal.

“Preventivamente se cortó el agua para evitar inconvenientes. En casos como este, Irrigación manda una inspección a la zona que constata el hecho, verifica y saca muestras para definir si el agua se contaminó, y qué medida”, informan desde la oficina municipal. El Carrizal es un pueblo de 4000 habitantes situado en el Departamento de Luján de Cuyo, allí se halla el dique homónimo donde hay una importante diversidad de fauna ictícola.