Un grupo de casi 100 productores que trabaja una parte de la zona rural del oeste santafesino, reclama desde hace años una solución urgente a la problemática generada por las inundaciones y la falta de obras de infraestructura en la región.

Es que una importante zona del departamento Castellanos, que comprenden las localidades de Santa Clara de Saguier, Bauer, Sigel, Colonia Cello, Vila y hasta una parte de Josefina, es castigada desde 2010 por una seguidilla interminable de inundaciones en los terrenos rurales y zonas urbanas.
 
La zona es explotada por casi 100 productores, el 50 por ciento de los cuales va a quedar fuera del sistema productivo este año por las grandes perdidas. “En la cantidad de hectáreas, se están perdiendo cerca de 100 mil toneladas de cereales, tirando a la basura más de 30 millones de dólares de ganancia que se podrían repartir ente productores, provincia y nación”, expresó Miguel Bonetti, productor de Santa Clara de Saguier.
 
Una postal que asusta

Las imágenes hablan por sí solas y vislumbran la gravedad de la situación que viven los habitantes y productores de la zona. Según indicaron, las soluciones y propuestas por parte del gobierno tardan en llegar y muchas veces las reuniones convocadas por las autoridades quedan en intenciones. “Necesitamos imperiosamente tomar cartas en el asunto. Como medida fundamental queremos reflotar un Comité de Cuenca entre las poblaciones afectadas para no esperar dinero del gobierno y así poder afrontar las obras para combatir las inundaciones”, subrayó Miguel Angel Ricci, productor agropecuario de Santa Clara de Saguier.
 
“Necesitamos llevar adelante con urgencia la obra de continuación del canal Vila-Cululú hasta el límite de Santa Clara y Josefina. Buscamos agilizar el trámite para la rápida construcción del proyect, con el firme objetivo de comenzar a darle solución a una problemática que nos castiga desde antes de 2010”, manifestó Miguel Bonetti y continuó agregando: “Al no tener salida, el agua comienza a recargar la napa freática. Con las crecientes lluvias el suelo no da abasto y las parcelas inundables se van extendiendo, llegando hasta algunas zonas urbanas y afectando a más de 3.000 habitantes de la región”.
 
“Todos los años se pierden grandes porcentajes de producción y es imposible seguir así. Muchos pierden el capital de trabajo y quedan excluidos del sistema. Necesitamos obras de manera urgente”, coincidieron los productores en diálogo con Diario UNO. 

Fuente: Matias De Philippis, Diario UNO de Santa Fe