Por Leandro Vesco / Fuente: Diario Chubut

El Maitén, cuyo nombre proviene de un árbol característico de la zona, es una tierra de leyenda e historias, de bandidos legendarios y de mapuches que sentían esta tierra como sagrada. Hoy también tiene una comarca con una puerta que transporta hacia el camino de los sueños. Es que crearon un área municipal protegida conocida como “El Cañadon de los Ensueños”. Son 280 hectáreas protegidas que conformaran un área única por la variedad de especies y paisajes únicos en nuestro país y el mundo.

El Cañadón de los Ensueños es un típico valle glaciar de unos siete kilómetros de extensión que cuenta con un curso de agua permanente de caudal variable de acuerdo a la estación del año. Este valle posee las características típicas de la ecoregión del bosque patagónico, destacándose en las zonas bajas especies arbóreas como el coihue y ciprés de la cordillera, entre las arbustivas predominan el retamo y la rosa mosqueta.

“El Maitén es una localidad que hoy cuenta con un gran movimiento turístico, que se integró a la Comarca Andina en materia de promoción, con un gran atractivo como La Trochita y sus talleres. Ahora, con este área protegida está también la posibilidad de desarrollar senderos y paseos para el turista dentro de un área única”, agregó el funcionario.

En el valle conocido como Cañadón de los Ensueños se desarrollan actividades como caminatas, cabalgatas y picnic. Una de las principales razones de la creación del área municipal es la protección de la cuenca hídrica de la que se sustenta la aldea escolar de Buenos Aires Chico. Por este motivo, el sitio requiere de lineamientos claros de manejo y un ordenamiento del uso público en el mismo. La constitución de un área protegida municipal colabora en la conservación del patrimonio integral del valle.