Un equipo de Ingenieros Químicos de la Universidad Tecnológica Nacional de Resistencia creó harina y cerveza para celíacos a partir del uso del sorgo colorado, que se puede cultivar en suelos secos y con altas temperaturas, como los que se pueden hallar en Chaco y su región de influencia. El hallazgo modifica el espetro de alimentos y bebidas que pueden consumir quienes sufren la celiaquía.

Elisa Benítez, responsable del equipo de investigación comentó que el proyecto “le da un mayor valor agregado al sorgo colorado”, que en la provincia sólo es usado para la rotación de cultivos o alimentos de animales. Gracias a esta investigación su uso se podrá intensificar, ya que gracoas a esta investigación se potencia su perfil productivo y favorece a agricultures familiares.

“Es un proceso que se realiza sobre algunos desarrollos tecnológicos. En nuestro caso hay algunos productos que estamos realizando con el sorgo colorado que podrían ser patentables”, explicó la científica y agregó que esta posibilidad sería evaluada por el CONICET y la Universidad Tecnológica Nacional.

La harina y la cerveza desarrolladas por el equipo surgieron por la propia gente de la Universidad que es celíaca. Según datos de fuentes oficiales de salud nacional, una de cada cien personas en nuestro país es celíaca, y sólo uno de cada diez enfermos lo sabe. La celiaquía es la intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) y productos derivados de estos cuatro cereales. Pueden padecerla tanto niños como adultos. Actualmente, la incidencia es mayor en mujeres, que en varones. Se dice que la celiaquía es una condición autoinmune, es decir que el sistema de defensa de los celíacos reconocería como “extraño” o no perteneciente al organismo, al gluten, y produciría anticuerpos o “defensas” contra el mismo. Estos anticuerpos provocarían la lesión del inwwwino con destrucción o atrofia de su mucosa (capa interior del inwwwino), produciéndose una alteración en la absorción de los alimentos.

Elisa Benítez destacó que la Estación Experimental del INTA Las Breñas (Chaco) se mostró interesada en trabajar estos desarrollos y una empresa rosarina quiere invertir en esta harina y cerveza hechas con sorgo colorado, que comienza a ser revalorado también porque puede incluirse en la dieta de los diabéticos. “Tiene propiedades antioxidantes, especialmente aquella que evita el envejecimiento de la piel”.