Por Leandro Vesco – Fuente: Télam 

La Secretaría de Turismo de la provincia de Buenos Aires junto con ocho municipios de la región del sudoeste bonaerense desarrollan un programa de actividades para hacer un recorrido turístico donde se podrán observar las obras del ingeniero y arquitecto Francisco Salamone, icono de la arquitectura en los últimos años.

“El viaje incluirá ciudades y pueblos que cuentan con construcciones que denotan el estilo art decó futurista y monumental de este creador de tesoros arquitectónicos, edificios grandilocuentes que a la luz del tiempo conservan rasgos de ineludible valor cultural” informaron desde la cartera de turismo provincial.

El sudoeste bonaerense además de ser una región privilegiada por su realidad geográfica y su entorno de bellos contrastes, tales como hallar a pocos kilómetros sierras, termas, mar y lagunas, fue el escenario donde Salamone trabajó intensamente. Las autoridades de la Secretaría de Turismo, a cargo de Ignacio Crotto, participaron de una reunión con ocho referentes de municipios a efectos de delinear el circuito turístico.

El subsecretario de Turismo, Roberto Díaz, técnicos de la Secretaría y representantes de las áreas de turismo de las ciudades de Azul, Coronel Pringles, Gonzales Cháves, Laprida, Guaminí, Rauch, Adolfo Alsina y Tornquist intercambiaron ideas y experiencias para definir lo que llamaron “Los Caminos de Salamone”

El arquitecto e ingeniero Salamone, en apenas cuatro años, entre 1936 y 1940, construyó más de 60 edificios en 25 municipios de la provincia de Buenos Aires. Municipalidades, portales de cementerios y mataderos y en menor medida: plazas, mercados, delegaciones municipales y escuelas, forman parte de su legado. Además de proyectar y dirigir sus obras, diseñaba el mobiliario, luminaria interior y equipamiento urbano como bancos, farolas, mástiles, maceteros y fuentes para plazas y ramblas.

En lo que respecta a los palacios municipales, cuyas características principales son el monumentalismo y las torres, sobresalen como originales y emblemáticos los de Carhué, Guaminí, Pellegrini, Rauch, Tornquist, Puán, Alberti, Laprida, Adolfo Gonzales Chaves, Vedia y Coronel Pringles.

El Palacio Municipal de Carhué, su obra municipal más importante, que fue inaugurado el 3 de diciembre de 1938, combina tres estilos: art decó, futurismo italiano y funcionalismo inspirado en la Escuela de la Bauhaus, y fue declarado “Monumento Histórico Nacional” y es junto con las termas una de las mayores atracciones de esta bella ciudad. Los cementerios se caracterizan también por su monumentalidad y enormes portales que simbolizan el cuerpo humano reintegrándose a la tierra.

Suelen ser obras integrales y no solo pórticos y son especialmente impactantes las que edificó en las ciudades de Azul, con el Arcángel San Gabriel representado como un gran Angel de la Muerte custodiando la entrada y la gigantesca sigla RIP realizados en cemento; y en Saldungaray, donde aparece el Cristo crucificado en un frente circular.

Los mataderos fueron obras funcionales en su representación arquitectónica, con el de Coronel Pringles como uno de los principales exponentes, cuya torre simboliza la hoja de una cuchilla, también el de Carhué hoy se ha convertido en una meca para turistas, artistas y fotógrafos. La obra del genial Salamone trascendió hace mucho tiempo el territorio de la arquitectura generando verdaderos fanáticos de sus obras que recorren grandes distancias para conocerlas.