Alumnos de Ingeniería Electrónica de la Universidad Nacional del Sur, de Río Negro, crearon un detector que avisa a través del teléfono celular cuando una persona se halla en riesgo de intoxicación por monóxido de carbono. “Siempre creímos que iba a ser una tarea complicada, pero también que podíamos dar una solución concreta a un problema grave”, comentó a Radio Nacional, Emanuel Córdoba, autor del proyecto junto a Juan Ignacio Ruiz Díaz.

La idea de hacer este dispositivo se disparó de la realidad. “Vemos en las noticias que la gente se muere en sus viviendas por  intoxicación con monóxido de carbono, realidad que vivimos muy de cerca porque el papá de mi compañero trabaja en la distribuidora de gas local y todos los años pasa lo mismo”, explicó Córdoba.

Se nos ocurrió crear un detector, pero con la particularidad de que no solo brinde una alarma visual o sonora dentro de la vivienda, sino que también avise de inmediato mediante llamadas telefónicas a los familiares, amigos o vecinos de la persona en riesgo“, agregó el estudiante, quien aclaró que la creación se dio a partir de una consigna de la carrera en donde se tenía que hacer un trabajo que uniera todos los conocimientos de la materia Computadoras Digitales.

El funcionamiento del dispositivo es simple. Cuando una persona se encuentra dormida e intoxicada con monóxido de carbono, alcanza un estado de inmovilidad previo a la muerte “Por eso diseñamos este dispositivo, para que alcance esa ventaja y se diferencie a los otros que se encuentran en el mercado”. El aparato cuando detecta un valor alto de monóxido de carbano hace una llamada al celular de un familiar o amigo, previamente configurado.

El proyecto se halla en etapa de desarrollo. “Necesitamos hacer un producto donde la probabilidad de falla sea nula y eso se consigue haciendo muchos ensayos y pruebas”, comenta Córdoba, quien reconoce que los elementos que componen el dispositivo se compran en dólares, lo que podría encarecer el producto. “Pero no lo pensamos desde la lógica económica; es más, muchas veces sostuvimos que si debemos resignar ganancias para que se salven vidas, bienvenido sea”, concluyó.