Luego de que un informe oficial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación enviado al Alto Valle ratificó que el naftaleno detectado en el río Negro es un contaminante capaz de producir daño en la salud de las personas, en Viedma podría conformarse en los próximos días un Observatorio Ambiental para atender exclusivamente dicha problemática.

A causa del vertido de efluentes cloacales río arriba con escaso tratamiento previo y los derrames industriales, el estado del agua del río puede perjudicar a las poblaciones que se sitúan a ambas márgenes del río Negro hacia la desembocadura.

Aunque no trascendieron demasiados detalles de la nueva entidad, su creación surgió de las distintas reuniones que vienen realizando vecinos autoconvocados por la situación ambiental, cuyo sustento se basará en un futuro proyecto de ordenanza que será presentado en el Concejo Deliberante de la ciudad capital.

Los concejales integrantes del interbloque UCR Frente Progresista (Mariana Arregui, Facundo Montecino Odarda, Genoveva Molinari y Paola Casadei) informaron que “la idea está aún en proceso de formulación y debate, pero que “debido a la gran preocupación que genera el estado del río es indispensable buscar todos los mecanismos posibles para su cuidado”.

Los mismos concejales presentaron también ayer importantes proyectos en materia ambiental que surgieron de las distintas reuniones realizadas con la asamblea de vecinos autoconvocados. Oficialmente se informó sobre dos proyectos claves para el cuidado del medio ambiente “que servirán de modelo para el resto de la provincia”.

Los proyectos de ordenanza presentados prohíben dentro del ejido municipal de Viedma “el uso, transporte, almacenamiento y disposición final de cianuro, mercurio y otras sustancias contaminantes” y “la exploración y explotación de yacimientos no convencionales con la técnica de Fracking”.