Las secretarías de Ambiente y Cultura de Catamarca acordaron diversas líneas de trabajo para el proyecto del Parque Arqueológico Provincial La Tunita, un área del departamento Ancasti que contiene pinturas rupestres y otros vestigios de gran valor patrimonial, tales como cuevas (que contienen una gran variedad de imágenes simbólico –religiosas) que alcanzan su máxima expresión en el alero bautizado como La Sixtina.

El acta-acuerdo entre ambas reparticiones públicas se realizó con la finalidad de implementar el proyecto de conservación y manejo de los Bosques Nativos.

Según se informó, la cartera de Ambiente asignará la suma de 300 mil pesos a su par de Cultura, para que en el plazo de un año sea ejecutado el proyecto en cuestión, y asimismo comprometerlo desde su autoridad de aplicación –Dirección Provincial de Bosques Nativos- al estudio de impacto ambiental según lo estipulado por la disposición Nº074/10.

“La Dirección Provincial de Bosques Nativos auditará, fiscalizará y monitoreará la ejecución del proyecto, al mismo tiempo que el proponente se compromete a permitir y colaborar con los labores de fiscalización, auditoría contable y técnica en todo momento, facilitando la documentación y/o información que le sea solicitada, como así también el ingreso al predio del personal de la autoridad de aplicación”, detalla el informe que se dio a conocer.

La Tunita se distingue por un importante conjunto de manifestaciones rupestres que visibilizan la cosmovisión Aguada en una vía de tránsito que articula la Sierra de Ancasti con el oeste catamarqueño. Este lugar habría jugado un importante rol al incidir de manera significativa en el plano simbólico-ideológico, permitiendo ordenar el entorno natural y transformarlo en un espacio social de gran significación en el contexto macroregional. Así lo explica un artículo de los arqueólogos Domingo Carlos Nazar, Guillermo Adrián De La Fuente y Luis Noel Dulout.