Desde este fin de semana en el partido de San Cayetano, al sur de la provincia de Buenos Aires, funciona el primer santuario natural para el Cauquén Colorado. Es el único en su tipo en el país y cuenta con un puesto móvil ubicado en un sitio estratégico para observar al ave sin molestarla y contemplar su comportamiento natural.

Se estima que la población de esta especie se redujo en un 70 % entre 1971 y 2016, y que actualmente existen sólo poco más que 900 ejemplares.

Se trata de una iniciativa de la Fundación Azara en el establecimiento “El Tamarisco”. Se trata de una institución no gubernamental y sin fines de lucro, con la misión de contribuir al estudio y la conservación del patrimonio natural y cultural del país.

“Acompañamos esta iniciativa para proteger una de las especies en mayor peligro de extinción en la provincia, como el Cauquén Colorado, del que quedan sólo 900 ejemplares que cada año vienen a nuestra costa a alimentarse para luego migrar hacia el sur. La asociación público privada en este caso es un gran aporte en la preservación de los cauquenes, que tienen la categoría máxima de preservación y son considerados Monumento Natural”, sostuvo Rodrigo Aybar, titular del Organismo Ambiental Bonaerense (OPDS).

Los tres factores más comunes que influyen en la disminución de los cauquenes son la modificación del ambiente, la fauna exótica que ataca sus nidos y la caza ilegal del hombre. Precisamente los guardaparques del sistema de Áreas Naturales Protegidas del OPDS realizan operativos de control de caza furtiva y un relevamiento anual de la población que se acerca a las costas bonaerenses, que se estima sufrió una reducción de un 70 % en los últimos 45 años.

Cabe destacar que el puesto fue construido por un herrero local de Orense, Matías Schmidt quien sostuvo: “Es un orgullo poder participar de este proyecto, no puedo explicar en palabras esta emoción”.