El segmento de los sedanes medianos ha sido el de mayor evolución y renovación de oferta en el mercado argentino el último tiempo. Casi todas las marcas generalistas han presentado novedades y Toyota no podía quedar ausente. Así es que recientemente la casa japonesa lanzó en el país su exitoso Corolla, con varios cambios que le permiten mantenerse como una de las alternativas más razonables de su categoría.  
La primera diferencia del Corolla 2012 –así es la denominación oficial– se aprecia exteriormente, con leves pero acertados cambios en paragolpes, ópticas delanteras y traseras, parrilla frontal y llantas de aleación. En el interior, en tanto, se observan nuevos tapizados y también flamantes terminaciones de materiales, con acabados en color plata más brillante y en madera más oscura.
Se trata de una evolución y actualización del modelo ya conocido, que además de un leve rediseño exterior presenta mejoras de equipamiento y novedades mecánicas. La nueva línea del Corolla también presenta agregados de equipamiento. En seguridad, por ejemplo, ahora se incluye el sistema de frenos ABS con distribución electrónica desde la versión de entrada de gama, la XLi, de modo que toda la familia Corolla incorpora ese dispositivo, junto al sistema de alarma también de serie.
En confort, las novedades son la entrada auxiliar y el puerto USB para el equipo de audio, a fin de ampliar las posibilidades de reproducción de música desde dispositivos externos; y la conexión Bluetooth con “manos libres” para telefonía celular. Todo esto está disponible desde las versiones XEi Pack. Por otra parte, en las variantes más equipadas, SE-G (manual o automática), también se incorporó una cámara de asistencia al estacionamiento que proyecta la imagen sobre el espejo retrovisor interior.

Impresiones. En el interior, los cambios están en las tonalidades de superficies y hasta en flamantes tapizados. La gama del Corolla comprendía seis versiones, pero ahora serán siete las ofrecidas. La novedad es la variante SE-G, la de máximo equipamiento, asociada a la transmisión manual (antes se combinada sólo con caja automática). Otra novedad es que la caja manual tiene ahora seis relaciones (antes, cinco). Esta ofrece un pasaje más suave de marchas y a su vez, favorece la reducción del consumo. La otra opción continúa siendo la caja automática de 4 velocidades.
Pero no sólo en la transmisión están las novedades mecánicas. Tan importante como aquello es la evolución que presenta el motor. Se mantiene la configuración naftera de 1.8 litros, 4 cilindros y 16 válvulas, pero ahora con la potencia elevada en 4 caballos; es decir, pasó de 132 a 136 CV. Técnicamente, a la variación de tiempos de apertura de válvulas de admisión del motor VVT-i convencional, el Dual VVT-i agrega también la variación de tiempos de cierre de válvulas de escape.
Este nuevo impulsor de la familia ZR le otorga al Corolla una performance 3% superior en promedio. Según datos oficiales, la aceleración de “0 a 100” se mejoró en medio segundo, tanto con caja manual como en automática. También se redujeron los tiempos de recuperaciones (60 a 100 km/h). Y todo eso, con un consumo promedio de combustible que resulta 4% inferior.
Por último, el Corolla 2012 también presenta cambios en su paleta de colores. Siguen siendo siete las opciones, con la continuidad del gris plata, negro, gris oscuro y blanco, a los que se agregan los nuevos dorado, azul oscuro y verde oscuro. La garantía de fábrica seguirá siendo de tres años o 100.000 kilómetros, como en todos los productos de Toyota Argentina