Por Pablo Caló
Centro Nacional de Desarrollo Acuícola- CENADAC

Fotos Alberto Amante (Tecnópolis)

 

La acuaponia constituye una integración entre un cultivo de peces y uno hidropónico de plantas. Estos se unen en un único sistema de recirculación, en el cual se juntan el componente acuícola y el componente hidropónico. En este sistema, los desechos metabólicos generados por los peces y los restos de alimento son utilizados por los vegetales y transformados en materia orgánica vegetal. De esta forma se genera un producto de valor a través de un subproducto desechable, con la ventaja de que el agua, libre ya de nutrientes, queda disponible para ser reutilizada.

Gracias a esto, los sistemas acuapónicos trabajan sobre dos puntos de gran interés en producción, rentabilidad y tratamiento de desechos. Estos sistemas ofrecen una serie de ventajas sobre aquellos de recirculación en los que sólo se producen peces.

Los desechos metabólicos disueltos en el agua son absorbidos por las plantas, reduciendo así la tasa de recambio diaria de agua y su descarte hacia el ambiente; mientras que en el sistema de recirculación tradicional se trabaja con un recambio de agua del 5 al 10 por ciento diario para evitar la acumulación de desechos metabólicos, en el acuapónico, por el contrario, la mayoría trabaja solo con un 1,5 % de recambio de agua diario o menos. Esto se traduce en menores costos operativos del sistema y sumado a ello, los sistemas acuapónicos tienen una segunda producción de plantas, aumentando así, la rentabilidad productiva.

La acuaponia en la historia

Los primeros ensayos publicados en acuaponia se remontan a la década de 1970, donde se demostró que los desechos metabólicos que los peces generaban podían ser utilizados para el cultivo de plantas, en forma hidropónica (Lewis, 1978). Sin embargo, no fue sino hasta la década del ´90 que se empezaron a obtener datos concretos aplicables a producciones comerciales. Rakocy es considerado uno de los más importantes investigadores en el área. Radicado en la Universidad de las Islas Vírgenes, desarrolló un sistema de cultivo acuapónico que lleva en funcionamiento más de 25 años.

En los primeros ensayos de acuaponia, se utilizaron lechos ocupados con diferentes sustratos, como arena o grava. Si bien estos sistemas siguen siendo utilizados hoy, quedó claro que no son los mejores a la hora de trabajar con altas cargas de peces, tapándose con facilidad y por ello, han sido dejados de lado a la hora de pensar en una escala comercial.

Actualidad: A nivel mundial esta actividad cuenta con dos grupos. El primero de ellos, está constituido por quienes llevan adelante sistemas acuapónicos de manera doméstica o aficionada, con fines ornamentales o de autoconsumo. El segundo grupo está representado por quienes llevaron la acuaponia a una escala comercial, haciendo de esta una actividad rentable.

La utilización de un sistema acuapónico de manera casera o doméstica, es una excelente opción cuando se pretende tener un aporte de alimento auto-producido. En Australia, los sistemas acuapónicos domésticos de baja escala son muy utilizados y es común encontrar sistemas configurados para funcionar en espacios reducidos de aproximadamente dos metros cuadrados. Estos sistemas domésticos son diseñados para no utilizar gran mano de obra, no requiriendo entonces, de mucho tiempo para su manejo. Otra posibilidad que presentan estos sistemas domésticos, es su uso con fines ornamentales, ya que un simple acuario, puede sencillamente utilizarse para crear un sistema acuapónico, mediante la adición de un componente hidropónico.

Así funciona la acuaponia

Un SRA, es un sistema a través del cual se pueden cultivar organismos acuáticos en forma intensiva. Esto implica utilizar pequeños espacios para lograr altas producciones, a través de la aplicación de tecnologías de tratamiento del agua. Existen una gran cantidad de filtros utilizados en el tratamiento de agua, y si bien no es la intención de la presente recopilación ahondar en este tema, se separarán los dos grupos principales utilizados en acuaponia, que son los mecánicos y los biológicos.

Los filtros mecánicos se sitúan inmediatamente a continuación del tanque que contendrá los peces y se destinan a eliminar todas las partículas sólidas en suspensión que existan en el sistema. Si dichos sólidos quedaran dentro del sistema, taparían cualquier otro filtro que se intente colocar y, en un corto plazo, se interrumpiría el correcto funcionamiento del sistema. Es por esto, que los sólidos en suspensión son los primeros en eliminarse en un sistema de recirculación.

Los filtros biológicos se colocan a continuación de los mecánicos y se emplean con el objetivo de transformar biológicamente los desechos metabólicos generados por los peces. A partir de ellos, se obtienen sustancias menos tóxicas que puedan permanecer en el sistema. Este proceso se lleva a cabo por medio de las bacterias que crecen sobre el filtro, en presencia de los desechos metabólicos. Estas bacterias requieren de una superficie de contacto donde alojarse. En resumen, un filtro biológico es una estructura que posee en muy poco lugar, una gran superficie de contacto, donde, con el tiempo, se alojan las bacterias necesarias para la filtración.

Más allá de la filtración que pueda existir en un sistema de recirculación, es necesaria una mínima renovación de agua en el mismo (5% – 10%), con la finalidad de mantener los parámetros físico-químicos en niveles tolerables para los peces.

Así funciona un sistema hidropónico

No emplea suelo alguno y utiliza diferentes técnicas para la fijación de las plantas, las que mantendrán sus raíces en contacto con una solución nutritiva. Los nutrientes presentes en el agua son absorbidos por ellas a medida que crecen, incorporándose nuevamente a la solución. En el agua, deberán mantenerse los parámetros físicoquímicos que favorezcan el crecimiento de las plantas. Esta técnica de cultivo permite lograr mejores rendimientos por unidad de área, en comparación con los cultivos en tierra, además de obtención de productos de mejor calidad que los obtenidos en ella.

Existen tres sistemas de cultivos hidropónicos: a) técnica de film nutritivo (NFT por su nombre en inglés, “Nutrient Film Technique”), b) lecho de sustrato y c) balsas flotantes o piletas profundas.

Qué se puede cultivar

Las especies que pueden ser cultivadas en sistemas acuapónicos, tanto de plantas como de peces, son variadas. No obstante, la combinación de ambas (peces y plantas) deberán ser seleccionadas con atención a la hora de realizar la operación. Debe considerarse que las dos especies tengan requerimientos similares en cuanto a temperatura y pH, ya que así se lograrán los mejores resultados. Siempre habrá algún compromiso para con cualquiera de las especies, y esto se debe a que la mayoría de las plantas prefieren un pH que ronde los 5,5 puntos, mientras que los peces prefieren un pH de 7,5. Se han realizado pruebas de cultivo con varias especies de peces en sistemas acuapónicos: Pacú; Murray Cod; Randiá; Channel catfish; Tilapia; Large mouthbass; Sunfish; Carpa koi; Carpa común y peces ornamentales (guppies, espadas, carassius, pez ángel, mollies, etcétera).

Lo propio se ha hecho para plantas, habiéndose probado ya, en forma práctica todo tipo de plantas: hortalizas (lechuga, acelga, radicheta, rúcula, perejil, escarola, espinaca); vegetales varios (tomate, pimientos, melón, coliflor, brócoli, arvejas, zanahoria, cebolla); hierbas aromáticas (Menta, albahaca, cilantro, orégano); plantas acuáticas (loto, lemna, elodea, vallisneria) y ornamentales (helechos, florales).

Para la elección de los vegetales a cultivar, debe tenerse en cuenta que cuanto mayor demanda nutricional necesite una planta (como por ejemplo, las plantas frutales), los sistemas deberán mantener una mayor carga de peces que generen nutrientes suficientes. También es importante para estos cultivos de gran demanda nutricional, utilizar sistemas que se encuentren maduros, o sea, que lleven funcionando más de 6 meses, preferentemente un año. Un sistema maduro podrá generar mejor calidad de nutrientes y de una forma más estable.

 

Mirá el video de cómo producen Forraje Verde Hidropónico en el Chaco


Conocé más sobre Hidroponia
 

 

¿Sabés qué es la aeroponia?