Rosario siempre fue especial y se diferenció de las ciudades de su región y del país. Su vida cultural, su apego por la vida al aire libre y fundamentalmente por la forma de ser del rosarino, que lo hace un fanático del cuidado de su ciudad y de los entornos naturales que la protegen. Por todo esto, Rosario ha sido declarada la ciudad más ecológica de la Argentina, ya que tiene 12m2 verdes por cada habitante.

El dato no sólo posiciona a Rosario como la ciudad que mayor cantidad de espacios verdes y árboles que tiene el país, sino que ofrece otros indicadores positivos para la ciudad en comparación con la media nacional e internacional. La ciudad con el balcón natural más encantador al rio Paraná se destaca.

Cabe destacar que según el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), Curitiba es la metrópoli brasileña que le hace la competencia por el puesto a Rosario, y Mar Del Plata es la segunda ciudad argentina en el ranking, que apenas tiene casi 4 metros cuadrados por habitante, y Buenos Aires, con unos 3,5 metros cuadrados verdes.

En realidad, la segunda ciudad en el ranking es Córdoba aunque no fue tomada por la medición. La capital cordobesa tiene alrededor de 7,2 metros cuadrados verdes por habitante, pero aun así Rosario la supera por una amplia diferencia.

Esos indicadores son tomados por el BID como herramientas que permitan canalizar proyectos y financiarlos en ciudades emergentes de tamaño medio, las que tienen entre 700 mil y 2,5 millones de habitantes.

De este modo, Rosario se perfila como una de las ciudades con mayor crecimiento sostenible permitiendo un desarrollo más amigable con el medio ambiente y con un tratamiento particular de temas como la movilidad entre sus habitantes.