La provincia de Buenos Aires tiene dos nuevos monumentos naturales, el máximo nivel de protección de especies. Se trata de la lagartija de las dunas, que se encuentra en la zona costera bonaerense, y la iguana de cobre, distribuida en la zona serrana de Tornquist, dos reptiles nativos únicos en el mundo.

La categoría de Monumento Natural fue otorgada por ley y publicada hoy en el Boletín Oficial. La iniciativa de estos proyectos fue del Organismo para el Desarrollo Sostenible (OPDS), autoridad ambiental de la Provincia.

Estos reptiles vienen a sumarse a otros monumentos como el venado de las pampas, el Cerro Ventana, el cauquén colorado y el ciervo de los pantanos, los cuales ya se encontraban en este grupo de elementos naturales y especies que gozan de máxima protección.

La única población de iguana de cobre del mundo se encuentra en la provincia de Buenos Aires, en los cerros de altura de Tornquist. Algo similar ocurre con la lagartija de las dunas, cuya población, cada vez menos numerosa, se encuentra solamente en las dunas costeras de Buenos Aires.

La comunidad internacional, a través de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) enmarca a la iguana de cobre en la categoría “críticamente en peligro” (critically endangered), similar a la que asigna al oso panda; mientras que la lagartija de las dunas se categoriza como “peligrosa” (dangered).