Hace un año atrás un grupo de personas mató a mazazos a un caballo en Ushuaia, el hecho tuvo un agravante: los responsables filmaron el episodio y lo subieron a las redes sociales. El video se viralizó causando una enorme indignación en todo el país. La Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) recusó y denunció a la jueza penal María Cristina Barrionuevo por negarse a que ellos representaran al animal.

La jueza procesó a las cuatro personas por “abigeato agravado” pero no permitió que AFADA se constituyera como querellante ya que consideró que “no es la persona particularmente ofendida por el delito”, y que el equino no es “incapaz” que necesite de representación. Para la abogada de la ONG, Griselda Engelhard, la decisión de la jueza “contradice jurisprudencia pacífica de la Justicia nacional, que ha reconocido a nuestra organización ser parte querellante representando el derecho de los animales

A Shrek lo mataron de 38 mazazos en la cabeza. Lo que buscamos es un fallo ejemplar para evitar que casos como éste se repitan. Lamentablemente, ahora la causa volverá a la Cámara y se sigue demorando cuando ya transcurrió un año desde que ocurrió el hecho“, afirmó Engelhard. Los acusados -que están procesados- mataron al caballo en el barrio “El Escondido”, sus nombres son: Cristian Gustavo Acosta, Matías Rolando Domínguez, Claudia Andrea Lescano y Arturo Segundo Gutiérrez.

“Para nosotros, el dueño del animal no es la víctima porque ello implicaría cosificar a un ser vivo y sujeto de derechos. Para nosotros, el animal es la víctima“, sostuvo la abogada de AFADA. La misma jueza en diciembre pasado había emitido un mismo fallo y la Cámara de Apelaciones le revocó la decisión intimándola para que emita un nuevo pronunciamiento. La prueba más importante que compromete a los acusados es precisamente el video que filmaron y subieron a las redes.

Para AFADA, la jueza incurrió en “abuso de poder” por no tomar en cuenta lo dicho por la Cámara. La ONG pide el apartamiento de la jueza por “falta de imparcialidad, incumplimiento de los deberes de un funcionario público y prevaricato”