Desde el año 2010 en Neuquén es obligatorio que todas las empresas que practiquen perforaciones petroleras tengan mantas oleofílicas para absorber cualquier derrame. Estas mantas las fábrica una empresa que fue puesta a dedo por el sindicato de petroleros y el poder político local. Las mantas usadas son quemadas a cielo abierto produciendo contaminación y los vecinos de Plaza Huincul y Cutral Co denuncian mortandad de animales a causa de esto, nadie controla a la empresa.

Real Work es una empresa que tiene a cargo en forma monopólica la venta de mantas oleofílicas en una provincia más petroleras del país, es un negocio millonario. Su dueño es un ex empleado municipal de Cutral Co, con contactos en el mundo de la política y dentro del sindicato de los petroleros. Las mantas una vez usadas, contienen grandes cantidades de sustancias químicas, además de petroleo. La Ley exige que sean quemadas en hornos especiales, pero esto no sucede: son incineradas a cielo abierto en tierras de pastoreo.

El escenario resulta tristemente familiar desde hace muchos años para los vecinos de Plaza Huincul, la quema a cielo abierto de estas mantas por parte de la empresa Real Work ha generado la muerte de animales y la destrucción de la flora nativa en las áreas en donde se producen estas quemas tóxicas. Las autoridades ambientales de la provincia no controlan a esta empresa. Estas incineraciones son denunciadas por legisladores y vecinos de estas dos localidades, pero en todos estos años, jamás se logró detener el accionar de Real Work.

La empresa Real Work le factura sólo a YPF, 50 millones de dólares al año: es la única proveedora en la provincia de este articulo a pesar de que no fabrica las mantas, las revende. Está anotada como empresa tratadora de estas mantas una vez usadas, pero su modo de “tratarlas” es básico: las lleva al monte y las quema. Según reproduce el diario Río Negro, Real Work está “apadrinada” por el Sindicato de Petroleros Privados y  por el gramialista y senador Guillermo Pereyra. La razón por la cual la empresa no tiene competencia sólo se explica desde los favores políticos. Uno de los asesores de Pereyra es Guillermo Esquivel, pariente del ex Secretarío de Energía provincial.

Sólo la política puede volver invisible lo que es evidente, desde hace cinco años los vecinos de Plaza Huincul vienen soportando las incineraciones, la presión comunitaria hizo que Real Work optara por dejar de quemar allí sus mantas y buscara un campo alternativo. Este nuevo predio pertenece a un directivo de la empresa. Allí una investigación del diario Río Negro pudo comprobar que hay cuatro hectáreas llenas de mantas quemadas, en algunas áreas sobresalen por encima de los dos metros sobre la superficie, el escenario que se halló es dantesco: por lo menos 80 chivos muertos, zorros y la destrucción de todo el medio ambiente.

En lo profundo de Vaca Muerta se puede ver la realidad de la industria petrolera: corrupción, muerte y destrucción. Mientras las mantas se siguen quemando, los medios oficiales destacan las inversiones que llegan para continuar extrayendo el gas y el petróleo que están matando animales y un estilo de vida.