Un nuevo incidente petrolero en Allen, provincia de Río Negro, generó alarma y preocupación. El derrame produjo el martes a la tarde en un pozo que está a cargo de la empresa YSUR. El derrame se produjo en el pozo colector EFO 280, al parecer por una falla en una brida de la cañería.

Desde el municipio se informó que se adoptaron las medidas previstas para este tipo de incidentes, para evitar un mayor impacto ambiental en el lugar. Funcionarios del municipio acudieron al lugar donde constataron el operativo de mitigación dispuesto por la operadora petrolera.

Estuvieron el director de Medio Ambiente municipal, Luis Martínez, junto a la secretaria de Planeamiento, Lidia Isabel Mir y de Defensa Civil. También funcionarios del Departamento Provincial de Aguas estuvieron para verificar los procedimientos efectuados. 

Se realizaron acciones para evitar que el petróleo llegue a contaminar el agua de las inmediaciones. Allí se aplicaron material absorbente y se generó la formación de una “barrera oleofílica”, para anular el efecto contaminante del crudo, se informó desde el municipio.

Hoy se realizará un muestreo de rutina para certificar los resultados de la labor realizada.