Un científico argentino desarrolló un mapa que integra datos climáticos, topográficos y geográficos de la región andina que permitirá anticipar la presencia de animales, plantas y hongos en el territorio que va desde Colombia hasta la Patagonia, a través de su utilización en programas de modelado de distribución de especies.

Una herramienta que podría ayudar a orientar la selección de sitios protegidos o la delimitación de las distintas ecorregiones. “Ingresando este mapa junto con información de distintas variables (como temperatura, altitud, precipitaciones, tipo de suelos y presencia de otras especies) se podrán determinar los patrones de distribución de animales, vegetales y hongos en diferentes escenarios”, explicó Gonzalo Romano, profesor de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), en Esquel, y becario postdoctoral del CONICET y de la Secretaría de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva del Chubut.

“Es una gran ayuda para predecir la presencia de especies”, dijo. “Gracias a la creación de este mapa vivo podemos informar al programa MaxEnt los límites fuera de los cuales la presencia de una determinada planta, animal u hongo carecería de sentido”.

Por ejemplo, mediante el empleo de ese mapa, lograron predecir, que los hongos que crecen en los bosques magallánicos se extienden hasta los bosques valdivianos pero no podrían expandirse a plantaciones forestales en la estepa. Además, sus resultados indican que las chances de encontrarlos dependen, de las lluvias en la estación seca y no de las lluvias inmediatas, como comúnmente se cree.

El conocimiento de los patrones de distribución de las especies es fundamental para comprender el alcance de los distintas ecorregiones y analizar la viabilidad de crear áreas protegidas en un determinado sitio.