La justicia de Córdoba imputó a cuatro personas, entre ellas un funcionario del Ministerio de Salud de la provincia, por contaminación en la ropa de camas de hospitales públicos de la ciudad, que eran lavadas sin respetar las medidas de bioseguridad establecidas.

Se trata de sábanas, toallas y otros elementos de los hospitales San Roque, Pediátrico y Neonatal de la ciudad de Córdoba.

El director general de compras del Ministerio de Salud Pública de la Provincia, José María Cittadini, es uno de los imputados por el fiscal Carlos Matheu, por omisión de los deberes de funcionario público.

De acuerdo con lo expuesto por el fiscal, la empresa Magic Clean SRL, adjudicataria del servicio, tercerizaba algunas tareas a un lavadero que no poseía habilitación para lavar ropa de cama de hospitales, por lo que también fueron imputados los propietarios de los lavaderos, en los que “se constató que había una falta total de higiene y que no se estaría cumpliendo las normas”, según indicó Matheu a los medios.

Además, se peritaron 10 prendas al azar y cuatro de ellas poseían hongos de levadura y en una se constató la presencia de Staphylococcus aureus, que es una de las principales bacterias “responsables de las infecciones intrahospitalarias. La bacteria puede introducirse a través de las heridas y puede producir enfermedades muy severas y mortales. Como la sepsis, la meningitis y la neumonía”, señaló Matheu y aseguró: “Es la causa más grave por temas ambientales que he tenido”.

Por su parte, Roberto Antúnez, secretario de interior del Sindicato de Obreros y Empleados Tintoreros, Sombrereros y Lavaderos de la República Argentina (UOETSyL), señaló en declaraciones al Canal 10, de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) señaló que Magic Clean “no” cumplía con las condiciones necesarias para realizar ese tipo de tareas.