El Ministerio de Trabajo condujo operativos múltiples en campos dedicados a la siembra y cultivo de la papa, ubicados en las localidades de Tandil, Azul y Lobería de la provincia de Buenos Aires, a través de los cuales detectaron trabajo infantil y un alto porcentaje de trabajo no registrado.

Sobre un total de 51 establecimientos relevados pertenecientes a 41 productores, se detectó que 112 de los 185 trabajadores no estaban registrados.

En un campo de Lobería trabajaba un menor de 15 años dedicado a la tarea de riego de la papa, quien operaba un equipo de riego pesado durante aproximadamente 16 horas diarias. También se comprobó trabajadores en condiciones irregulares, realizando tareas en condiciones precarias de higiene y seguridad, sin ropa de trabajo ni elementos de protección personal.

El campamento en el cual vivían los trabajadores carecía de luz eléctrica, contaban con pisos de tierra y garrafas en el interior de las cocinas. Tampoco había baños.

Dicho operativo se llevó a cabo en el marco de las inspecciones que la cartera laboral viene realizando en los establecimientos de todo el país ya que el sector rural cuenta con altos índices de informalidad.