Pocas cosas causan tanto rechazo, indignación e impotencia, un puma que estaba dentro de la Reserva Natural “El Destino” en Punta Indio, un sitio creado para el cuidado y protección de las especies autóctonas se encontró con la locura humana: un agente del servicio penitenciario entró a la Reserva y le dio caza, matándolo.

Miguel Ramiro Remorini fue aprehendido por efectivos de Brandsen y Magdalena después de que trascendieran en medios locales, a fines de octubre pasado, fotos que había publicado en su cuenta de facebook junto a un árbol del que pendía el cuerpo del animal.

La vanidad es una enfermedad propia del ser humano, y en este caso fue la causa de que la foto que reproducimos abajo fuera la responsable de que agentes federales dieran con el asesino. La foto puesta por el criminal para cuasar impacto y mostrarse como un ser invencible ante un animal indefenso, causó un profundo rechazo entre sus contactos y pronto se viralizó hasta llegar a las autoridades. 

Las imágenes, en las que se ve a Remorini vestido con ropa militar y portando un arma larga con silenciador, provocaron indignación en Magdalena y generaron una investigación judicial. De 34 años, el agente, que revista en el complejo carcelario de la ciudad ubicada al sudeste de la Plata, fue imputado ante el Juzgado de Garantías Nº3, a cargo de Pablo Raele, por infringir la ley 22.421 de conservación de la fauna, de acuerdo con la acusación formalizada por el fiscal platense Marcelo Romero.

Además, en su domicilio se secuestraron tres armas de fuego -una carabina, un fusil y una escopeta- sin documentación, lo que sumó una nueva imputación por “portación ilegal de arma de fuego de uso civil”, y un ciervo Axis en cautiverio que fue trasladado al ECAS.

Creada a mediados del siglo pasado por el ingeniero agrónomo y ex comisionado municipal de Magdalena, Ricardo Pearson, sobre 500 hectáreas de su propiedad, la reserva “El Destino” tiene como objetivo ser “un refugio para la flora y la fauna regional”. Integra el área ribereña denominada Parque Costero del Sur, una de las “joyas ecológicas” de la Argentina, declarada en 1984 Reserva Mundial de Biosfera por la Unesco. Hoy nos enteramos que desde octubre pasado tiene un puma menos dentro de su hábitat.

Miguel Remorini, frente a su víctima indefensa: