Un conductor que transitaba por la ruta 13 cerca de la localidad de Alicia en Córdoba fue detenido por la policía de esta provincia, en el interior de su baúl había 146 loros habladores que el conductor trasladaba en forma ilegal, más otras aves, muchas de ellas en peligro de extinción.

El joven conductor de 26 años quedó inmediatamente detenido por infringir la Ley de Fauna Silvestre que pena la caza y el comercio de especies animales. Dentro del baúl se hallaron 146 loros habladores, dos gallinas japonesas, cinco pipinas, siete guineas y cincuenta calafates. Según se pudo saber, todas estas aves provienen de la caza furtiva e legal.

A través del sitio Aves Argentinas se informa que  “En Argentina, la captura, acopio, transporte, compra y venta ilegal de animales silvestres, constituye un delito en todo el territorio nacional. Si bien la comercialización afecta a varios grupos representantes de nuestra fauna, más de la mitad de las víctimas son aves, que son buscadas por su canto y belleza. Dentro de este variado grupo encontramos especies traficadas con poblaciones relativamente estables y otras en peligro de extinción como por ejemplo el cardenal amarillo (Gubernatrix cristata)”

Según un estudio de la ONG Vida Silvestre para cazar animales se usan tramas, redes y hasta armas de fuego. En algunos casos son sacrificadas las familias enteras, llevándose sólo las crías. Nueve de cada diez animales capturados mueren al llegar a ser comercializados, y los que llegan a este proceso sólo 10 de cada 100 se recuperan y el 5 por ciento logra volver a su hábitat.