“El barbijo inclusivo busca, como mi propia marca, ser divulgador de los derechos de las personas con discapacidad”, dijo a Télam Sol Ungar, diseñadora y creadora de Sónar Moda.

Su emprendimiento autogestivo se caracteriza por la producción de prendas con texturas que permiten a las personas ciegas reconocer el diseño al tacto, como botones, volados, canutillos, telas engomadas. También estas prendas cuentan con, por ejemplo, bolsillos amplios pensados para que quienes usan bastón blanco, puedan plegarlo y guardarlo.

En estos tiempos de pandemia por coronavirus, Ungar lanzó una linea de barbijos con transparencia, un reclamo de la comunidad sorda para leer los labios e identificar gestos, evitando que los tapabocas se conviertan en una barrera comunicacional.

El tapaboca “está realizado con una transparencia de PVC, que a diferencia de otros barbijos con la misma propuesta, posee un bolsillo interno para poder utilizar una tela cuando se necesite tapar el fondo”, detalló la profesional.

Ungar destacó que “abogando por los derechos de autonomía de las personas con discapacidad, mi producto llega con sus respectivas etiquetas de composición en sistema braille y tipografía legible, porque comprendo que las personas que tienen discapacidad visual necesitan saber de qué esta hecho, qué es lo que se ponen en la cara, cómo se lava, cómo se cuida”.

Los diseños de Ungar también pueden usarlos personas sin discapacidad y pueden verse en /www.sonarmoda.com.ar/ y sus redes sociales.