Las elefantas asiáticas que continúan en el Ecoparque de Mendoza comenzaron el proceso de cuarentena para el traslado por tierra en dos contenedores que llegaron esta semana, informaron desde Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial provincial. Vivirán en el mismo santuario a donde fue trasladada el año pasado la elefanta Mara del ex zoológico de Buenos Aires.

“Llegaron los contenedores con los cuales trasladaremos en primera instancia a Pocha y Guillermina al Santuario de Elefantes Brasil”, dijo al respecto el secretario de ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance. Más adelante se prevé el traslado de otros dos ejemplares, Kenya y Tamy, agregaron las fuentes.

El traslado está dentro del marco del Plan de Derivación de Animales de la Dirección Ecoparque Mendoza cuyo convenio fue firmado entre el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, y el Santuario de Elefantes de Brasil, y en cumplimiento de la Ley Provincial 8945.

En este sentido el secretario de Ambiente señaló: “Estamos dando un gran paso en el proceso de derivación de los animales hacia nuevos hogares que cumplan con los requisitos necesarios para que tengan una vida digna como se merecen”.

Y a su vez el funcionario destacó que “el santuario se hace cargo de los gastos para trasladar a ambos ejemplares y nos ofrecen estos contenedores especiales que son de su propiedad para concretar la logística de traslado”.

Para este proceso de traslado, las entrenadoras actualmente están en Mendoza y continúan avanzando en el entrenamiento de condicionamiento operante desde hace varias semanas con las elefantas que serán las primeras en partir, y más adelante se prevé el traslado de Kenya y Tamy.

Durante aproximadamente 30 días recibirán controles especiales, test médicos y sanitarios acordados entre la autoridad sanitaria de Brasil, Ibama, y la de Argentina, que es el Senasa, luego será la derivación, que se realizará por tierra hacia el santuario brasileño”, contó la directora del Ecoparque, Mariana Caram.

Sobre la logística, los responsables del traslado, contaron que los contenedores tienen un peso aproximado de 5 toneladas y tiene 5 metros de largo, 2 metros de ancho y 3,20 metros de altura, lo que permitirá a Pocha y Guillermina viajar de manera cómoda y segura, además cuentan con cámaras para poder monitorear a los ejemplares y evaluar su estado minuto a minuto.

Por su parte, las autoridades de la provincia destacaron el apoyo técnico que recibieron durante los últimos años por parte de la Fundación Weber (FFW) y el santuario para hacer un seguimiento exhaustivo de la situación de los animales en su salud física como para el proceso de adaptación al nuevo destino.