El próximo sábado 22 de abril la localidad rionegrina de El Bolsón será una de las sedes del evento internacional ?The Great Cloth Diaper Change? (El Gran Cambio de Pañal de Tela), que impulsa el reemplazo de pañales descartables por alternativas más amigables con el medio ambiente.

El evento se realizará en la Casa de La Cultura del Bicentenario de El Bolsón en coincidencia con el Día Mundial de la Tierra. Como todos los años desde 2011, a las 11 horas local de cada sede se hace un cambio simbólico de pañales y los participantes se comprometen de ese modo a reemplazar los pañales descartables para sus hijos.

Durante el encuentro el diputado nacional y médico Sergio Wisky presentará un proyecto de ley que apunta a incorporar los pañales ecológicos en la lista de compras de los organismos oficiales.

?Cada bebé utiliza 6.300 pañales descartables a lo largo de dos años y medio. Esto genera 5 toneladas de basura que tarda hasta 500 años en degradarse y significa un gasto de 45 mil pesos para la familia?, explicó Nelson Fuentes, uno de los impulsores del evento en El Bolsón.

Fuentes señaló que los pañales ecológicos ?son la evolución del pañal tradicional de tela, porque gracias a los nuevos materiales que hay a disposición pueden reutilizarse hasta 800 veces, son muy fáciles de limpiar y secar en el lavarropas y además son hipoalergénicos con lo que previenen la dermatitis?.

Actualmente en la Argentina existen alrededor de 20 fabricantes de pañales ecológicos, todos ellos pequeños emprendedores, pero se espera que con el incremento de esta tendencia el mercado crezca, no sólo con la demanda de los hogares particulares sino también con la institucional.

En torno a esto último gira el proyecto de ley que presentara Wisky, que apunta a incorporar los pañales ecológicos en la lista de compras de los organismos oficiales, previendo que para 2018 el 20 por ciento de los pañales que se distribuyen a través de programas estatales sean reutilizables, hasta llegar a un 100 por ciento en 2035.

?Para producir los pañales convencionales que un niño utiliza durante sus primeros doce meses de vida se necesitan más de 136 kilos de madera, 22,7 kilos de petróleo y 9 kilos de cloro. La huella medio ambiental que representa el uso de tal cantidad de pañales es equivalente a 62 kilos de dióxido de carbono?, explicó Wisky e indicó que ?el uso de los pañales convencionales es también peligroso a nivel sanitario. Los virus que, por ejemplo, se pueden encontrar en las heces fecales del pañal pueden sobrevivir hasta dos semanas al aire libre. Eso quiere decir que muchos virus terminan en los vertederos, donde son ingeridos por insectos y otros animales; filtrándose además en nuestras fuentes de agua subterránea como así también en lagos, ríos y playas?.