Tomó el micrófono del Salón Dorado de la Legislatura porteña para decir gracias, compartió la distinción con su familia y sus amigos y se puso serio: “Soy de esos pueblos a los que no le pidieron nada pero les quitaron mucho”, tiró el nuevo Ciudadano Ilustre de la ciudad de Buenos Aires, Jaime Torres.

El charanguista tucumano estuvo acompañado por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y los músicos Juan Carlos “Tata” Cedrón, Melania Pérez, Susana Moncayo y Víctor Manuel “Vitillo” Abalos.

“Soy ese que toca el charango mientras sonríe debajo del poncho”, soltó tras recibir la distinción por impulso de la diputada, Silvina Pedreira, y su colega Gabriela Alegre, del bloque Frente para la Victoria.

Algunas frases de Jaime Torres en entrevistas con El Federal:

* “Cuando yo empecé a tocar no había cuerdas ni estuches para el charango. Uno era músico si era guitarrista o pianista, si era charanguero no. Las primeras cuerdas me las fabricaba un luthier de Avellaneda”.

* “El respeto tiene que estar siempre. Si el otro no sabe quién sos vos; vos tenés que saber quién sos vos. Lo que uno hace debe venir desde adentro: si uno conoce el color, el paisaje, el hombre y lo hace con el respeto que uno hace en la vida, estará bien hecho.”

* “Quiero ser siempre este mismo hombre que he sido, el que viene del papá carpintero y la madre chichera. El único juez es el tiempo.”

* “La edad no debe marcar el respeto; hay tipos que mueren tontos. Se debe escuchar a un joven, a un niño, a un adolescente. Esto es así si uno está realmente despierto en la vida.”

* Además de grabar un disco de música electrónica, Jaime Torres registró su música con Chabuca Granda, Lucho González, Paco de Lucía, Hernán Gamboa, Ariel Ramírez, Minino Garay, el flautista francés Magik Malik, la Orquesta Filarmónica del Teatro Colón, y lo hará con Ricardo Mollo. “Qué es lo que no se puede hacer”, desafía él.

* “Cuando empecé a grabar el disco de música electrónica me metí en un camino en el que no tenía idea; tenía la certeza de que lo que iba a hacer desde el charango era eso que yo sentía. El disco Electroplano tiene elementos folclóricos muy libres. Y sucedió algo impresionante, que no imaginaba que iba a pasar esto que pasó”.

-“Lo mejor es que nunca te des cuenta de nada, que sigas caminando, laburando. No sé adónde llegué, no hablo de carrera artística. Yo trato de aprenderme a las cosas que me hacen feliz. Lo bueno es no perder la capacidad de asombro a pesar de que tengas 60 u 80 años. La música refleja la vida que uno tiene.”