Por Leandro Vesco

El negroni es uno de los tragos aperitivos más usuales en nuestro país, que marcó a varias generaciones y que en cada cantina o bar se lo prepara de una manera personal. El cóctel nació en Italia hace cien años y durante la semana del 4 al 10 de junio se celebró en todo el mundo, la Semana del Negroni. De los 7.700 bares en el mundo que le rindieron tributo, 863 fueron argentinos.

No se puede pensar la ciudad de Buenos Aires sin un vaso de Negroni. El trago se introdujo muy fuertemente en el gusto y en paladar de los porteños que lo hicieron suyo. A mitad del siglo pasado, y entre los décadas del 60 y 70, fue un verdadero furor, con el cambio de hábitos, el cóctel redujo su influencia pero con el renacimiento de algunos bebidas aperitivas durante los últimos años, su receta regresó a los mostradores y a las cartas de tragos.

El clásico Negroni cumplió un siglo y se ubicó en un cetro en donde pocos tragos pueden ubicarse. Nació en Florencia, Italia, de la mano del conde Camilo Negroni. Habitué del Café Casoni, el barman siempre  le preparaba un cóctel compuesto por partes iguales de vermouth y bitter. El conde, cansado de probar siempre lo mismo, aconsejó al barman que le incluyera una medida de gin, debido a que recientemente había viajado a Londres y había descubierto esta bebida. Sin saberlo, había creado uno de los tragos más famosos del mundo.

Para rendirle culto al Negroni, se organiza desde el año 2013 la “Negroni Week”. En 2013 adhirieron unos 100 bares en todo el mundo y este año fueron 7.700 en 60 países. El número da cuenta de la vigencia del Negroni.

En nuestro país, donde es el cóctel mas pedido, se lo prepara de una manera clásica, es decir, partes iguales de Campari, Vermut y Gin, aunque hay bartenders que juegan con sabores y texturas, como el caso de la variante que prepara Inés de Santos, una especialista en este rubro. Ella prepara un “Negroni Vacanza”, que tienen London Dry, Campari, Mandarinetto (licor de mandarina de Sicilia) y Rolosio de Bergamota (licor italiano derivado de pétalos de rosa), el toque final se lo da el Jerez Palo Cortado.

El Negroni hoy vuelve a tener relevancia en los nuevos hábitos, y si ha durado cien años en el gusto popular es porque su clásica receta ha logrado captar el gusto de personas a lo largo de todo el mundo. En un bodegón o en un hotel cinco estrellas, el Negroni es un cóctel que ha creado identidad y ya se ha convertido en un clásico.

Receta Clásica del Negroni:

Hielo, 30 ml de Gin, 30 ml de Vermouth dulce (Cinzano), 30 ml de Campari y una rodaja de Naranja. Se debe servir con rocas de hielo, y no con granizado de hielo porque se se derrite fácilmente y el agua modifica el sabor del trago.