Por Leandro Vesco / Fuente: La Voz

El Vaticano afirmó hoy que en el segundo milagro atribuido al sacerdote José Gabriel Brochero, conocido como cura Brochero, en el caso es el de una nena sanjuanina que se recuperó de una enfermedad, “no hay explicación científica”, y ahora el tema lo analizará una comisión de teólogos.

Una junta de siete médicos determinó hoy que en el caso de la niña de San Juan, recuperada de múltiples heridas padecidas, “no hay explicación científica”, por lo que dio por cumplido el primero de los cuatro pasos que se necesitan para que el cura Brochero sea declarado santo.

Nacido en Villa Santa Rosa, cabecera del departamento Río Primero, José Gabriel Brochero vino al mundo el 16 de marzo de 1840, y fue bautizado al día siguiente en la primera capilla de Villa Santa Rosa, hoy Plaza General Paz. Sus padres fueron Ignacio Brochero y Petrona Dávila. José Gabriel fue el cuarto de diez hermanos, dos de sus hermanas fueron religiosas del Huerto.

El 18 de noviembre de 1869, José Gabriel Brochero fue designado cura del curato de San Alberto, actualmente conocido como el Valle de Traslasierra, de tamaño inmenso: 4 336 kilómetros cuadrados de valles y serranías, entonces indómitas y casi desiertas, infestadas de salteadores y prófugos de la justicia. Sus poco más de 10 000 habitantes vivían dispersos, con un grado de indigencia material lamentable, sin caminos y sin escuelas, incomunicados por las Sierras Grandes de más de 2 000 metros de altura.

Organizó a los pobladores de esa región, entonces muy apartada, construyendo con los vecinos el llamado camino de las Altas Cumbres, incluyendo interesantes puentes de piedra, que al cabo de 200 km unió la población de Villa del Tránsito (actual Villa Cura Brochero) con la ciudad de Córdoba. Sus gestiones hicieron posible la apertura de caminos, acequias, diques, una estafeta postal y un telégrafo. Entre otras obras fundó escuelas y logró, con la construcción de un acueducto, la llegada del agua al pueblo desde el Río Panaholma. Iba por las aldeas en mula para visitar a los pobladores y dar misa, por estas nobles acciones se lo conoció como “El Cura Gaucho”

“Desde las cinco vamos a esperar la noticia, que se va a transmitir desde el Vaticano por parte de la Junta Médica. Todos esperamos que sea positiva, y si no lo es vamos a seguir esperando y rezando para que los próximos presuntos milagros, que esperan ser analizados, realmente lo sean”, dijo ayer el intendente, Gustavo Pedernera. El caso estudiado es el de una niña de San Juan que se recuperó de manera asombrosa de múltiples heridas sufridas.

El tema de su santificación será tratado ahora por una comisión de teólogos. En febrero de 2004, llegó a Traslasierra la noticia de que José Grabriel Brochero, entonces “Siervo de Dios”, había sido declarado “Venerable” por el Vaticano. En diciembre de 2012, el pueblo del “Cura Gaucho” festejó la declaración de “Beato” de Brochero, que fue formalmente declarada y celebrada el 14 de setiembre de 2013 ante más de 150 mil personas.  “Santo” es el último y más importante escalón en el proceso del cura de Traslasierra. En el valle se especula con que la canonización formal podría coincidir con la visita del papa Francisco a la Argentina en 2016.