La política ofrece su cara más corrupta en los temas que tienen que ver con el cuidado del medio ambiente. La organización de Derechos Humanos Centro Mandela de Resistencia (Chaco) denunció que la Dirección de Bosques autorizó el desmonte de 1465 hectáreas en un terreno que se ubica entre las zonas protegidas de la provincia

En un comunicado de prensa, el Centro Mandela informó que este desmonte clandestino e ilegal se autorizó desde la Dirección de Bosques, en una “de las tantas intervenciones irregulares” que esta área hace en la provincia. Una delegación municipal que debería cuidar de que no se produzcan lo que ella autorizó: desmontes.

El propietario de la Estancia Monterrey -el lugar donde se hizo el desmonte- es Juan Antonio Aloi, “el nombre figura en la tranquera donde dice que el desmonte lo autorizó la Dirección de Bosques. Se deforestaron 1.465 hectáreas, que se agregaron para hacer agricultura en la chacra transgénica que ya existe en el Establecimiento. A fines de marzo pasado se pudo observar en el lugar una gran plantación de maíz transgénico. Al lado del maizal últimamente se desmontó un cuadro de 160 hectáreas, al que hay que restar un monte interno de 25 hectáreas que seguramente será desmontado en poco tiempo”.

“En la región está prohibida la actividad agrícola. Sin embargo, se practica la agricultura intensiva como en la pampa húmeda a pesar de que los suelos predominantes son frágiles, heterogéneos y erosionables. Justamente por este motivo es que la región ha sido clasificada como zona protegida porque es necesario preservar el monte como único e indispensable techo para proteger los suelos”, informan desde el Centro Mandela.

La Dirección de Bosques, según el organismo de derechos humanos, “instrumentó un mecanismo para cambiar la categoría de grandes campos a través del abuso que subyace detrás de los Planes de Aprovechamientos de Cambio de Uso de Suelo, que constituyen todo un gran negocio que permite desmontar y ampliar la frontera agropecuaria, que se blanquea a través de audiencias públicas amañadas y fraudulentas, con mucho dinero que corre de por medio”

“De esta manera cierra el gran negocio de las adjudicaciones en venta de las tierras públicas de Chaco, los intermediarios y los desmontes en zonas protegidas”, concluyó el Centro Mandela en su comunicado.