Alberto Hensel, ministro de Minería de San Juan, rechazó el informe oficial que realizó la Policía Federal Argentina (PFA) que afirma que el agua de cinco ríos de la provincia de San Juan está contaminada, tras el derrame de solución cianurada en el río Jachal, por parte de la empresa Barrick Gold.   

El funcionario aseguró que el agua de las vías fluviales en cuestión está “totalmente recuperada” y que “las muestras de agua fueron tomadas a pocos días del incidente. El cianuro se degrada”.

Según el informe oficial realizado por técnicos de la división Delitos Ambientales de la PFA, los ríos Potrerillos, Jachal, Blanco, Palca y Las Taguas están contaminados con “sustancias tóxicas fuera de la reglamentación. Una clara infracción a la Ley de residuos peligros, 24.051”. Sin embargo, el portavoz del Gobierno sanjuanino rebatió este resultado con el débil argumento de que “son muestras tomadas el 27 y 28 de septiembre, cerca del incidente. Se tiene que tener en cuenta los niveles de concentración y permanencia en el tiempo del elemento. Semanas después la concentración de la solución cianurada. Todos sabemos que el cianuro se degrada”.

Recordemos que semanas atrás un laboratorio de la Universidad Nacional de Cuyo, que ya trabajó sobre este derrame, envió el resultado de las muestras que tomó en distintos puntos del departamento norteño, el cual arrojó altos niveles de arsénico y boro en Mogna y Bella Vista. El intendente le llevó los análisis al titular de la Secretaría del Agua, Edgardo Guerci, y juntos hablaron por Radio Nacional y aseguraron que históricamente el río Jáchal tuvo niveles elevados de boro y arsénico, lo cual para los integrantes de la ‘Asamblea Jáchal no se toca’ tildaron de “falaces” declaraciones.

Ambientalistas y vecinos de Jáchal continúan la lucha para que no nos olvidemos de que los ríos y las aguas subterráneas del departamento de Iglesia alimentan el río y las cuencas de Jáchal, ya que es zona de influencia, motivo más que suficiente para oponerse a la explotación minera. Semanas atrás hubo escraches en la casa del intendente Miguel Vega y del diputadoJorge Barifusa.