“Queremos en este tiempo de gestión instalar el instituto Doctor Honoris Causa, que se lo hemos dado a Estela de Carlotto, en virtud  al reconocimiento de la lucha por los derechos humanos y a revalorizar la convivencia democrática, y  se propone el otorgamiento de esta distinción al artista Ramón Ayala, que también marca un significado muy especial en términos de lo que es la cultura misionera y las distintas disciplinas del arte que él desarrolla. Nos pareció importante que la universidad, mas allá de las cuestiones académicas,  científicas y  tecnológicas, también tenga la misión de reconocer en la persona de Ramón Ayala a un representante genuino de la cultura misionera”.

Con esas palabras, el rector de esa casa de estudios, Javier Gortari, comunicó la decisión del Consejo Superior de la UNaM, que aprobó en  su primera sesión ordinaria del pasado 17 de abril -resolución C.S. 011/13-otorgar el título de Doctor Honoris Causa al músico y compositor misionero Ramón Ayala.

Según establece el Estatuto de la UNaM, en su artículo 43, inciso 8, el titulo de Doctor Honoris Causa se otorga “a personas que sobresalieren por su prestigio social o acreditada solvencia científica, intelectual, académica, cultural, artística o técnica, ya sea en el país o en el extranjero”.

Ramón Ayala es, además de un cultor de la música nativa, el difusor más importante de la región musical misionera, sobre todo porque, además de componer perlas para el cancionero nacional folklórico como El Mensú y El Cosechero, entre tantos otros temas, creó un ritmo propio de esa provincia culturalmente multicolorida: el gualambao.

 

Fotos: Juan Carlos Casas