La justicia llega con un tiempo lento para las comunidades originarias. El Consejo de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de La Plata aprobó la restitución de restos óseos humanos de cuatro mapuches a la comunidad “Peñi Mapu” de Olavarria, su presidente Victor Gonzalez Catriel inició en junio los trámites y los confirmó este noviembre. Los restos serán devueltos después de 130 años.

Los restos, que fueron profanados en 1887 en Tapalqué, corresponden a un esqueleto de un hombre, el de una mujer y dos cráneos. Todos NN, los mismos fueron exhumados por el propio Museo en expediciones que realizaba con el fin de ampliar su catálogo de restos de indígenas para estudiarlos y exhibirlos. El sitio web del Museo informa que estos huesos “fueron traídos por Emilio Mirlin, un naturalista viajero contratado por la institución, quien realizó expediciones por el territorio de la provincia de Buenos Aires. De estos restos, solo se conoce la procedencia geográfica de los enterratorios –según la documentación institucional- pero se desconoce la antigüedad y la identidad individual. Según los criterios de la época, se atribuyó a estos individuos un probable origen araucano”.

Ricardo Etcheverry, Decano de la Facultad de Ciencias Naturales explicó a Infoplarense que: “Seguimos profundizando nuestra política de restitución en la convicción de que estos restos no pueden ser considerados bienes patrimoniales, sino que deben recuperar su condición de personas”. El reclamo de restitución fue hecho este año por la Comunidad Mapuche “Peñi Mapu” de Olavarría. El pedido tiene el apoyo de otras comunidades bonaerenses como “Cacique Pincen Mapuche Tehuelche” de Trenque Lauquen y “Vicente Catrurao Pincén” de San Miguel, entre otras. También tuvo el respaldo del Concejo de Participación Indígena y el Concejo Indígena de la provincia de Buenos Aires (CIBA).

Los restos serán entregados el próximo lunes para ser enterrados con ritos ancestrales en un predio que la Comunidad tiene en Olavarria, allí ya fueron inhumados los restos del lonkco Chipitruz y Manuel Guerra, los dos restituidos por el Museo en el año 2016.