*Por Claudia Tellez, Senior Regional Manager para Cono Sur Hispánico en KAYAK

En las últimas décadas las mujeres hemos incursionado en todos los sectores laborales con éxito. Nuestro liderazgo es asertivo, basado en el conocimiento y humano ante todo. Poco a poco hemos ido escalando lugares en industrias en las que antes nuestro porcentaje de participación era menor o casi nulo y hemos demostrado en franca lid, que tenemos las mismas capacidades que cualquier hombre para desempeñar afrontar el reto que tengamos fuerte y ser parte activa de la economía del país.

La rapidez con la que las tecnologías han evolucionado, produce cambios mucho más acelerados en la sociedad; la adopción tecnológica y la transformación digital tienen injerencia en la educación y en las empresas, dando lugar a nuevas profesiones y roles. La economía digital ha generado cambios en los paradigmas acerca de qué hacer y cómo utilizar la información y ha dado lugar a un sinfín de oportunidades.

La capacidad que tenemos las mujeres de adaptarnos al entorno, superarnos y crear, se ve reflejado cada vez más en el liderazgo de muchas en la industria tecnológica y digital, donde hemos encontrado nuestra más reciente conquista. Por ello debemos entender la digitalización no solo desde el punto de vista económico sino también en la capacidad que nos brinda para influir en la sociedad. Más importante aún, es nuestra responsabilidad liderar a las nuevas generaciones de mujeres para que puedan estar preparadas y entren con fuerza en esta nueva economía digital.

Hoy en día hay mujeres en la industria digital que se destacan, aunque no son los ejemplos que abundan según la investigación “Elevando a las mujeres al liderazgo”, realizada en Estados Unidos en 2017 por la consultora en Recursos Humanos Lee Hecht Harrison con HR People and Strategy, señala que en la mayoría de las empresas la alta g